Powell sigue siendo republicano

El ex secretario de Estado de EE.UU, Colin Powell, aseguró ayer que sigue siendo republicano pese al apoyo público que mostró en las pasadas elecciones presidenciales al candidato demócrata Barack Obama. Powell respondió así al ex vicepresidente, Dick Cheney, que lo situaba fuera del Partido Republicano precisamente por el apoyo que había brindado a Obama.
El ex jefe de la diplomacia puso encima del tapete sus servicios a las distintas administraciones republicanas durante una entrevista en el programa de la CBS Face The Nation. "En los anteriores 20 años he votado firmemente a los candidatos republicanos. He servido a Ronald Reagan durante dos años. Hablé en la convención de 1996 y hablé en la convención de 2000", ha recordado Powell, que ocupó el puesto de secretario de Estado en los primeros cuatro años de la administración Bush, con un papel fundamental en la argumentación a favor de la guerra de Irak.

Pese a estos servicios a los republicanos, Powell aseguró que votó a otros presidentes demócratas como Kennedy, Johnson y Carter. "Quiero puntualizar que en los 50 años que llevo votando en las presidenciales, he votado por la persona que creía que estaba mejor cualificada para el puesto para liderar la nación", ha señalado.

El ex secretario de Estado (que sólo confesó su simpatía hacia los republicanos cuando abandonó el Estado Mayor del Ejército) ha llamado a su partido a ser más inclusivo de lo que ha sido hasta ahora, abriéndose más a la sociedad, asegurando que "en la mayoría de los indicadores demográficos, el Partido Republicano pierde. Norte, sur, este, oeste. Hombres, mujeres, negros, hispanos".

Así, Powell considera que la única manera de abrirse a la sociedad es mediante un mensaje centrista, lejos de la visión de Cheney y del ala más dura del Partido Republicano, que no han ahorrado críticas contra él, especialmente duras en el caso del locutor conservador Rush Limbaugh, que aseguró que Powell apoyó a Obama por el color de su piel.

"Creo que debemos reconstruir la base, porque la nación necesita dos partidos, dos partidos que debatan los unos con los otros", dijo el ex funcionario de Bush, "pero lo que tenemos que hacer y definir es quiénes somos y qué somos y no sólo escuchar lo que nos dictan desde el ala derecha del partido".

Powell aseguró en esta entrevista que presionó al presidente Bush para que cerrara Guantánamo, y que ésta era la postura que el ex mandatario tenía, lejos de lo que ahora defiende Cheney.

Comentá la nota