Del Potro va por la venganza.

Se enfrentan por los cuartos de final de Indian Wells. El historial favorece al español por 3-0.
David Nalbandian volvió a demostrar en la madrugada de ayer que tiene las armas necesarias como para derrotar a los pesados. Sin embargo, la historia tuvo otro desenlace. Es que por los octavos de final del Masters 1000 de Indian Wells (4.500.000 dólares; cemento), el unquillense (14° favorito) perdió ante el español Rafael Nadal (1°), número 1 del mundo, por 3-6, 7-6 (7-5) y 6-0 luego de dos horas y 54 minutos de juego. El perdedor dispuso de cinco match points que no pudo concretar.

El reloj marcaba las 2.01 en Indian Wells. Pero poco le importó al público que se quedó hasta el final para aplaudir a ambos tenistas que ofrecieron un gran espectáculo. Porque el argentino jugó un verdadero partidazo. Y porque el español, nuevamente, dio muestras de la garra y el corazón que tiene para dar vuelta un desarrollo que se le presentó muy desfavorable.

Nalbandian se quedó con el primer set y se puso 5-3 en el segundo gracias a un juego casi perfecto. Con el saque de Nadal tuvo cuatro match points, pero el mallorquín dejó de lado las dudas del comienzo, levantó la desventaja y sacó el game adelante. Nalbandian sirvió para partido y tuvo un nuevo punto para la victoria, pero Nadal volvió a levantarse y quebró. Así llegaron al tie break que el ganador, entonado, jugó muy concentrado y lo ganó con autoridad. A partir de ese momento Nadal fue un huracán y Nalbandian sintió el impacto y nada pudo hacer para revertir la historia.

"Las dos derrotas previas ante él me afectaron y entré sin claridad", confesó Nadal. Y agregó: "Cuando vas abajo 6-3 y 5-3, si no tenés suerte no lo podés remontar".

Más allá de la primera derrota en tres encuentros ante su adversario, Nalbandian cerró un buen torneo en Indian Wells y demostró que el virus que lo había alejado de las canchas es parte del pasado.

El mejor jugador del planeta tendrá ahora a otro argentino ya que hoy se medirá con Juan Martín Del Potro (6°). El historial está 3-0 para Nadal, pero el último encuentro fue en Londres 2007, cuando el tandilense aún no había explotado ni entrado en la elite. ¿Podrá ésta vez Del Potro?

Comentá la nota