Del Potro quiebra marcas y aún tiene espacio para más.

El tandilense es el argentino más joven en llegar al 5° puesto y no defiende muchos puntos.
Por primera vez en su carrera, Juan Martín del Potro abrió ayer su notebook y cuando chequeó el ranking -sólo por gusto, porque ya sabía la buena nueva- estaba en el 5° puesto. A poco de hacer su ingreso en el privilegiado grupo de los top ten, ahora ya sabe lo que es el sabor de sentirse en una nueva elite, la de los cinco mejores del planeta.

El tandilense tiene otro motivo de satisfacción, porque es el argentino más joven en alcanzar el top 5. Del Potro superó la marca de Guillermo Coria por un año de diferencia. Mientras el reciente semifinalista en el Sony Ericsson Open lo hizo a los 20 años, 6 meses y 14 días, el Mago lo consiguió a los 21 años, 6 meses y 29 días. Más atrás aún quedaron grandes figuras, como Guillermo Vilas, José Luis Clerc, David Nalbandian y Gastón Gaudio.

Del Potro profundizó su crecimiento en el circuito con actuaciones de gran nivel y solidez en el comienzo de la temporada. En los tres torneos grandes que se disputaron consiguió los resultados lógicos de acuerdo con su ranking. En el Abierto de Australia llegó a los cuartos de final, en el que cayó frente a Roger Federer, número 2 del mundo; en el Masters 1000 de Indian Wells perdió en la misma instancia con Rafael Nadal, el número 1, y en el reciente Masters 1000 de Miami superó esa barrera y alcanzó las semifinales, en las que perdió con Andy Murray (4°).

El acceso a las semifinales fue gracias a su resonante triunfo frente a Nadal, el primero que consiguió no sólo ante el mejor del mundo, sino frente a uno de los cuatro top mundiales. Otro motivo de alegría.

Del Potro, un gran proyecto desde pequeño, explotó en el circuito después de Wimbledon 2008, cuando consiguió cuatro títulos consecutivos en dos superficies diferentes (polvo de ladrillo y cemento), en Stuttgart, Kitzbühel, Los Angeles y Washington. También alcanzó la final en Tokio. Y se clasificó por primera vez para el Masters de Shanghai. Además, esta temporada la comenzó con el título en Auckland.

Mientras se relaja de la presión del circuito, esta semana Del Potro también comenzará su preparación para la temporada europea de canchas lentas, que comenzará la semana próxima con el Masters 1000 de Montecarlo. La cadena de torneos de esta jerarquía pasará también por Roma y Madrid, que dejará la carpeta para jugarse sobre polvo de ladrillo en un nuevo complejo llamado Caja Mágica. Luego, será el momento del segundo Grand Slam de la temporada, en Roland Garros.

Aunque por ahora lo separan más de 4000 puntos (el equivalente a dos Grand Slams) con Andy Murray, el cuarto en la clasificación mundial, Del Potro tiene buenas perspectivas para seguir creciendo en la parte de la temporada que se avecina, ya que no defiende demasiados puntos. El año pasado no jugó en Montecarlo y en Hamburgo (era Masters 1000), y no pasó de la primera rueda en Roma y de la segunda, en París.

Es cierto que Murray vive una situación similar, pero Novak Djokovic, Roger Federer y Rafael Nadal defienden una gran cantidad de puntos y ante cualquier desliz (menos esperable en el caso del español), si Del Potro mantiene la regularidad, podrá acercarse.

Derrota de Mayer

Leonardo Mayer cayó en Houston ante el ruso Evgeny Korolev por 7-6 (7-2), 2-6 y 7-5. Máximo González (8° favorito) debutaba anoche ante Daniel Gimeno (España). Hoy jugarán: Diego Junqueira (7°) vs. Lleyton Hewitt (Australia), Sergio Roitman vs. Agustín Calleri, Brian Dabul vs. Marcel Granollers (España, 6°) y Guillermo Cañas vs. James Blake (EE.UU., 1ero).

Comentá la nota