Postergan el canje de deuda hasta mediados de 2009

El Gobierno espera que el mercado se estabilice para esa fecha. Lo más urgente es reprogramar los préstamos garantizados, que vencen en mayo
El contexto financiero internacional no le dejó otra alternativa al Gobierno que congelar, por el momento, los planes de canje de deuda y pago al Club de París. Y la expectativa es que ambos proyectos permanezcan en el freezer hasta mediados de 2009, cuando el mercado tendería a estabilizarse, consideran en el equipo económico.

El Ministerio de Economía tiene en stand by el canje de u$s 20.000 millones que todavía permanecen en default –en manos de los holdouts–, el pago de u$s 6.700 millones al Club de París y la reprogramación de u$s 5.000 millones que los bancos tienen en concepto de préstamos garantizados.

El mayor apuro del Gobierno consiste en canjear estos préstamos por nuevos papeles con plazos de pago más largos, ya que gran parte vence en el segundo trimestre del año próximo y las necesidades de financiamiento ascienden a u$s 10.000 millones. De no lograr patear para adelante parte de los compromisos, el escenario se volvería aún más complicado porque reaparecerían los fantasmas del default.

Ante un contexto de mercados financieros restringidos y altas tasas de interés, la alternativa que le quedará al Gobierno para cumplir con sus compromisos es ajustarse el cinturón e intentar fortalecer las cuentas fiscales, aún con precios de los commodities en baja. Parte de los fondos de las AFJP serán utilizados para reactivar la economía –el plan se anunciará mañana– y otra parte se podría destinar a pagar deuda. Pero una porción importante del stock que pasará de las administradoras a la Anses está invertido en activos ilíquidos, por lo que la disposición de ese dinero no resulta sencilla.

En ese escenario, Economía buscará reflotar el canje de los préstamos garantizados a mediados del año próximo y, de esa manera, estirar los plazos de cancelación. “Los mercados se tienen que estabilizar en algún punto y en base a eso, después tendremos que ver en qué condiciones relanzamos las operaciones”, dijo una fuente oficial, quien reconoció que “el contexto internacional empeoró más de lo previsto” y que “hoy es imposible realizar el canje”.

También se está a la espera de que las condiciones mejoren la reapertura del canje de la deuda en default, que el Gobierno anunció meses atrás con bombos y platillos y hoy está congelado. Los equipos de la Secretaría de Finanzas continúan realizando trabajos internos para adaptar las propuestas a las nuevas condiciones, pero no les darán salida hasta tener un panorama bien claro de cómo quedará el mercado una vez estabilizado. Según fuentes de Economía, en ambos casos podría quedar excluido el componente denominado new money, que consiste en que los tenedores de los títulos realicen un pago cash o suscriban un nuevo bono para ingresar a la operación. Ante un escenario de iliquidez mundial, hay una resistencia muy fuerte de los inversores a seguir aportando dinero.

Por otra parte, las negociaciones con el Club de París para avanzar en la cancelación de la deuda también están estancadas. Si bien las partes siguen trabajando en conciliar el número final, “la decisión política de pagar ahora no está”, enfatizaron en el Gobierno.

Comentá la nota