La UE posterga acuerdo financiero para la lucha contra el cambio climático

Los líderes de la UE seguirán debatiendo el viernes su contribución financiera para que los países pobres combatan el cambio climático, después de que el jueves no se llegara a un acuerdo en una cumbre en la que se urgió al resto de potencias a arrimar también el hombro.
"Espero que mañana (viernes) tendremos una cifra mejor que esta noche", afirmó el primer ministro sueco y presidente de turno de la Unión Europea (UE), Fredrik Reinfeldt, tras el primer día de una cumbre en Bruselas consagrada a las negociaciones internacionales en Copenhague.

La presidencia sueca se ha fijado como objetivo reunir unos 6.000 millones de euros (casi 9.000 millones de dólares) para el periodo 2010-2012, como parte de un plan mundial de unos 21.000 millones de euros (30.000 millones de dólares) para los países en desarrollo.

La ayuda a las naciones menos desarrolladas, sin la que difícilmente un acuerdo contra el cambio climático resultaría creíble, es uno de los asuntos clave de la conferencia de Copenhague que finalizará la próxima semana.

Los países ricos y por ende los más contaminantes están llamados a responsabilizarse de esta ayuda llamada de desembolso inmediato para el mundo en desarrollo, que debe permitirle adoptar economías más 'verdes' y adaptarse a los efectos del cambio climático.

Para más adelante, se deja la creación de un fondo permanente mucho más cuantioso, de 100.000 millones de euros anuales, abastecido con recursos públicos y privados.

"Hay prácticamente unanimidad para hallar la financiación" de unos 6.000 millones de euros en tres años, informaron fuentes diplomáticas francesas, al dar cuenta del estado de las negociaciones en Bruselas.

Hasta el momento, 17 de los 27 países de la UE anunciaron cifras que totalizan 1.800 millones de euros anuales, indicaron las fuentes, definiendo los debates como "un combate", aunque "se avanza".

Los propios suecos prometieron 765 millones de euros durante los próximos tres años, los británicos 884 millones de euros, España 300 millones, Dinamarca 160 millones, Bélgica 150 millones y Finlandia 100 millones.

Reinfeldt urgió el jueves al resto de países desarrollados a dar un paso adelante y sumarse a este esfuerzo financiero, defendiendo que el "problema global" del cambio climático requiere una "solución global".

Los líderes de la UE reafirmaron por otro lado su objetivo de reducción de emisiones de dióxido de carbono para 2020, de 20% con respecto a los niveles de 1990, insistiendo en que están dispuestos a elevar el porcentaje al 30% si el resto de potencias se suman al esfuerzo.

La presidencia sueca juzga insuficiente los compromisos de Estados Unidos de reducir un 17% sus emisiones en 2020 con respecto a 2005 (equivalente a 4% respecto a 1990).

Para limitar el cambio climático a un aumento de 2º C, los países desarrollados deberían reducir en 2020 sus emisiones de 25 a 40% comparado con los niveles de 1990, según los científicos.

Por ahora, las propuestas de estas naciones llegan a un promedio de 13,3%. Como mucho, alcanzarían el 17,8% a condición de que la UE elevara sus esfuerzos al 30%.

La cumbre se inició con un incidente con militantes de Greenpeace que lograron burlar las medidas draconianas de seguridad al acceder a la entrada por donde llegan los jefes de Estado y de gobierno y desplegar pancartas que exhortaban a Europa a "salvar Copenhague".

"¡Despierten, despierten!", corearon, antes de ser rápidamente reducidos por los agentes de seguridad. Unas horas más tarde, once activistas fueron detenidos, informó la organización ecologista.

Comentá la nota