Las postas no atienden, el Estado no sabe que hacer y el San Juan no da abasto

Al colapso colaboran las postas que cierran sus puertas a la atención, la falta total de políticas sanitarias efectivas desde el Ministerio de Salud y también pacientes derivados que llegan al Hospital con un diagnóstico equivocado de dengue.
De acuerdo a los datos que se pueden ir recavando de los pasillos del San Juan Bautista, hay muy pocas posibilidades de que el dengue sea controlado en el corto plazo.

Fuentes sanitarias del hospital nos describieron con mucha preocupación la falencias más elementales en las políticas oficiales orientadas al control de la epidemia.

Según se pudo conocer de fuentes calificadas, una de las razones del colapso en la atención del Hospital Interzonal es que las postas barriales no cumplen con la atención de las consultas e incluso cierran, de manera inexplicable, obligando a las personas que llegan para ser atendidos a dirigirse al San Juan Bautista.

Se citó como ejemplo la posta del barrio Eva Perón, (justamente donde se detectó el primer foco de dengue). Muchas personas de ese barrio tuvieron que trasladarse al Hospital porque nadie los atendía en la posta, en la que por momentos "sólo estaba la ordenanza". "Para colmo aún se pueden ver charcos y chatarra en las inmediaciones de la posta, con todo lo que ello significa", detalló un profesional médico del Hospital.

"No damos mas" nos cuenta, "desde el Ministerio se planea incorporar más médicos al Hospital. Pero, aquí sólo tenemos tres consultorios en Emergencias (de los cuales sólo dos son clínicos, el otro es de cirugía) para atender a todos los que vienen". Es decir, se asignarían más médicos pero ellos no podrían cumplir su función, por falta de espacio físico para la atención de las innumerables consultas.

Y por si esto fuera poco, se reveló que llegan desde otras postas y desde el interior pacientes mal diagnosticados de dengue que en realidad padecen otras enfermedades. Ante la aparición de algún tipo de sintomatología similar al dengue, se deriva, sin ningún tipo de chequeo, al Hospital, en donde hubo casos en que tuvieron que operarse de urgencia por cuadros completamente diferentes a la enfermedad transmitida por el ya famoso -y temido- Aedes Aegypti.

Ante este panorama, se sabe que el único capaz de controlar el brote epidémico, aunque sea por un tiempo, será el doctor Invierno.

Comentá la nota