Postales de los veraneantes del 1900 en la vieja Rambla

Postales de los veraneantes del 1900 en la vieja Rambla
Está abierta al público la muestra de fotos de la vieja Rambla en el Museo Castagnino. Se puede visitar diariamente con entrada libre y gratuita.
Ver las imágenes de la vieja rambla de Mar del Plata es como viajar a Europa. Esto suena como una frase hecha, pero es real. Cuando se observan las fotografías de la Rambla parece increíble que semejante monstruo arquitectónico haya formado parte de la postal de la ciudad hasta 1940. Con el espíritu de revalorizar ese espacio y que todos tengan la posibilidad de conocer cómo eran los veranos de principios del 1900 en la ciudad, se está realizando una muestra en el Museo Municipal de Arte Juan Carlos Castagnino. Hasta fines de febrero se puede visitar esta muestra libre y gratuita en la Villa de Colón 1189.

En este mismo espacio y con motivo de los 100 años de la Villa Ortiz Basualdo, se puede observar el equipamiento original diseñado por el arquitecto belga Gustave Serrurier, especialmente realizado entre 1908-1909 para los propietarios de la vivienda.

Organizada por la Secretaría de Cultura de la Municipalidad, la Asociación Amigos del Museo y de la Fundación Osde; las muestras captan la atención de turistas y marplatenses que visitan a diario este museo.

"Fotos de la vieja Rambla" es la muestra de fotografías del Estudio Freitas e Hijo de Mar del Plata de 1917-1932, curadas por Abel Alexander.

"Junto con los chalets ya desaparecidos que poblaban la geografía urbana de la ciudad a principios del siglo XX, la Rambla Bristol representa para los marplatenses un pasado irremisiblemente perdido, una edad de oro añorada a pesar de las contraluces socioeconómicas que al prohijaron," asegura Neveleff. El fotógrafo José Virginio Freitas Henriques, más conocido como Freitas, no sólo fue el hijo de uno de los primeros fotógrafos del país, Christiano Junior, sino que fue el encargado de retratar la vida en la Feliz.

Según cuentan los conocedores de su vida, Freitas, aparte de ser el fotógrafo de los Presidentes de la época, decidió trasladarse en el verano a la ciudad para acercarse a sus clientes. Así fue que montó un comercio en la vieja Rambla y otros en calle San Martín y Santa Fe, donde se sabe que también vivía con su familia.

"Freitas tenía la particularidad de retratar a quienes caminaban por la Rambla, y también a los que disfrutaban de la playa. Se calcula que en esa época las ventas eran muy importantes y nadie se negaba a posar", cuenta Neveleff.

Así que a lo largo de toda la muestra que está en la planta baja y el primer piso del Museo Castagnino, se pueden observar tomas de matrimonios, familias en la playa, señores tomando un aperitivo, y de la arquitectura de la vieja Rambla.

Por otra parte, en el Museo se pueden observar los muebles que fueron realizados especialmente para la familia Ortiz Basualdo por la empresa Serrunier-Bovy. Gustave Serrurier que nació en Bélgica, tenía su fábrica en Francia y fue contratado para realizar los muebles de la residencia veraniega que los Ortiz Basualdo usaron entre 1910 y 1970.

Comentá la nota