Una postal clásica de las lluvias.

Pese a las pocas lluvias registradas durante la noche del sábado y ayer de madrugada en la capital, la ciudad amaneció con numerosos destrozos, caída de árboles y calles intransitables. Una postal clásica y lamentable que ya se convierte en rutinaria para los riojanos.
Según el informe registrado por la Dirección de Defensa Civil, en Sanagasta se registró una lluvia de 4 mm., en Aminga 35, en Vinchina y Villa Castelli 7, en Patquía 20, Malanzán 14 y Ulapes 21.

En tanto en las zonas rurales fue donde las lluvias marcaron altos índices, sobre la ruta 6, en San Bernardo 76 mm., en Balberto 60 igual registro y en San José 55. En el sector de la ruta 5, en La Lata el pluviómetro registró 60 mm de lluvia caída, en San Guillermo 82, en San Antonio, con 105 mm. fue el registro más alto. En El Barrial llovió 53 mm., en Puerto del Valle 28, en Anchico 65 y en San Pedro 55 mm.

Al respecto, hasta la tarde de ayer no había registros de vientos ni de cantidad de familias asistidas, aunque sí se confirmó que los equipos de Defensa Civil trabajaron durante toda la jornada asistiendo con elementos de emergencia para los afectados.

En un recorrido por la ciudad capital, el viento dejó a su paso el tradicional paisaje de destrozos, calles anegadas y hasta el asfalto hundido en algunos sectores y que afectan directamente a la seguridad de los transeúntes.

En la calle Carmelo B. Valdes, los frondosos y altísimos árboles ya fueron producto del reclamo planteado ante el municipio respecto al pedido de poda de los mismos, según relato de los vecinos. Al respecto, no tan sólo no obtuvieron una respuesta favorable, sino que los fuertes vientos del fin de semana rompieron algunas ramas que cayeron sobre el asfalto, torciendo además un poste de energía eléctrica ubicado sobre la vereda.

Aquí el peligro es constante para los vecinos del lugar como para los transeúntes.

Transitando por la calle Pelagio B. Luna casi esquina Gobernador Gordillo, el asfalto apareció hundido en la jornada de ayer. Los propios vecinos han señalizado la arteria que no debiera permitir el paso de los vehículos por la inseguridad que provoca el lugar.

En la zona del barrio Nuevo ATP, en la esquina de las calles Isla Decepción y Pública B, la gran cantidad de barro estancado, ha provocado la interrupción total del tránsito para autos y peatones, con las quejas e incomodidades manifestadas por los vecinos del lugar. Prueba del tiempo que la calle lleva en estas condiciones y que se ve empeorada con las lluvias, son los altos matorrales que ya comenzaron a apropiarse de la totalidad de la arteria, generando además mal olor y proliferación de alimañas.

Al ingreso del barrio “8 de Diciembre” las lluvias hicieron ceder los costados de la calle, con el peligro de derrumbe para quienes por allí transitan.

Para finalizar, cabe destacar que en la mayoria de los lugares afectados los vecinos de las distintas zonas han planteado previamente sus reclamos en las áreas correspondientes, sin respuestas favorables, son los mismos que ahora lamentan las consecuencias.

Comentá la nota