Posse: "Renuncié a 10 días de asumir para no irme muerto dentro de 40"

El renunciante ministro de Educación porteño Abel Posse atribuyó ayer su dimisión al "muro" que según dijo pusieron los gremios docentes a su gestión y afirmó que se retiró tras 10 días de asumir el cargo para no irse "muerto" dentro de 40.

"No voy a esperar que (Francisco) Tito Nenna (legislador porteño y gremialista docente) me pegue en la puerta de un colegio. No tengo por qué ser un héroe solitario", expresó Posse al explicar su dimisión producida a sólo 10 días de haber asumido.

El funcionario renunciante aseguró que dejó el ministerio "a los 10 días de asumir, porque no quiero irme muerto a los 40" y sostuvo que "ganó la prepotencia disfrazada de democracia".

Posse asumió el ministerio el 11 de diciembre cuestionado por gremios docentes y dirigentes de la oposición, por sus declaraciones y las vinculaciones con el gobierno militar.

Reemplazó en el cargo a Mariano Narodowski, imputado en una causa por Ciro James, empleado de su ministerio y detenido por el juez Norberto Oyarbide por interferir comunicaciones telefónicas.

Posse aseguró haber mantenido "un trato muy amable" con el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, pero sostuvo que el "acompañamiento (a su gestión) tiene que venir de toda la clase política".

"Hubo una cobardía general", manifestó en reproche a los cuestionamientos que recibió, y expresó: "Pero no lo culpo en eso a Macri, porque tuvo el coraje de haber buscado una personalidad independiente".

"Yo esperé una solidaridad, por lo menos de los partidos que habían vencido el 28 de junio", afirmó Posse, y dijo sentirse "contento, porque fui absolutamente coherente con lo que pensé el día que Macri me habló para asumir".

Posse aseguró que no fue separado del cargo por el jefe de gobierno y aclaró: "Cuando vi el muro, que no podíamos llegar a nada, y que se venía marzo (el inicio del ciclo lectivo), entonces comprendí claramente" que debía renunciar.

"Ahora espero que en marzo los niños estén en clase", agregó en ex diplomático.

Por otra parte, aseguró que no cometió errores en sus declaraciones y expresó: "Me equivoqué en los tiempos, pero no me equivoqué en el sentir".

"No tuve nada que ver con el gobierno militar en puestos de comando. Tengo 17 libros publicados y 18 traducciones. No soy antidemocrático", expresó en respuesta a cuestionamientos que lo vincularon con el último gobierno de facto.

También embistió contra la gestión de Cristina Kirchner al manifestar que "es un gobierno conservador encubierto" que está "miserabilizando a la gente".

Posse envió una carta de tres carillas a Macri en la que explicó los motivos de su renuncia.

En la misiva afirmó que su nombramiento provocó "el rechazo insultivo, calumnioso y sonoro de esa minoría dominante que persiste más allá del resultado electoral del 28 de junio" en referencia al gobierno nacional, que criticó su designación.

El Ministerio de Educación porteño informó que el reemplazante de Posse al frente de esa cartera, Esteban Bullrrich, asumirá "cuando finalice el trámite de licencia en la Cámara baja", donde ocupa una banca como diputado nacional.

Comentá la nota