Posse no piensa renunciar y acusa a gremios docentes de tener "mala voluntad política" para dialogar

El ministro de Educación porteño negó que vaya a renunciar y acusó a los sindicalistas de irracionales. "La razón politiquera se impone sobre la razón social", se quejó.
El ministro de Educación porteño, Abel Posse, acusó hoy a los gremios docentes de tener una "mala voluntad política" para aceptar el diálogo que él propone y aseguró que no piensa renunciar a su cargo, en medio de los insistentes reclamos en esa dirección.

"En este momento estoy ante el muro del irracionalismo", alertó el funcionario, en réplica a las críticas de la dirigencia sindical docente, que el viernes organizó una protesta en su contra frente a la Jefatura de Gobierno porteño, y se quejó de que la "razón politiquera se impone sobre la razón escolar".

En declaraciones radiales, Posse también apuntó contra la Casa Rosada, al evaluar que "esto es un absurdo, una agresión tremenda".

"Quedo apretado como en una tierra de nadie, en una guerra de dos gobiernos: el gobierno nacional, que quiere cercenar todas posibilidades creativas del gobierno de la ciudad de Buenos Aires", reprochó.

Los gremios docentes habían amenazado no comenzar las clases el próximo año si Posse se mantiene en el cargo.

Comentá la nota