Posse: "Me fui a los 10 días porque no quería irme muerto a los 40"

El renunciante ministro de Educación porteño habló de "cobardía general", le apuntó al legislador porteño Francisco 'Tito' Nenna y lanzó: "No tengo por qué ser un héroe solitario". Ayer dejó la cartera tras las polémicas declaraciones sobre derechos humanos y las críticas de la oposición.
El renunciante ministro de Educación porteño, Abel Posse, dejó esta mañana más declaraciones polémicas sobre su fugaz mandato y su salida. " Me fui a los 10 días de asumir, porque no quiero irme muerto a los 40 . No voy a esperar que (Francisco) 'Tito' Nenna (legislador porteño y ex gremialista docentes) me pegue en la puerta de un colegio. No tengo por qué ser un héroe solitario", enfatizó el protagonista de otro dolor de cabeza para la gestión macrista .

En declaraciones a radio 10, Posse lamentó que en la pelea con los gremios docentes que se oponían a su continuidad "ganó la prepotencia disfrazada de democracia".

El ex diplomático objetó "el inédito escándalo nacional" que suscitó su designación y "la cobardía general" que observó.

En esa línea, adjudicó su salida del gobierno de la Ciudad a una "campaña de descalificación absurda" hacia su persona y acusó a los gremios docentes de "preferir consolidar su sindicato antes que el problema educacional".

"Macri propuso una persona independiente para desarticular el matete que se ha creado en ese Ministerio entre las reclamaciones salariales y la prioridad de que en marzo las madres terminan repartiendo los hijos porque no pueden ir al colegio", afirmó el ahora ex funcionario porteño, esta vez en declaraciones a FM Milenium.

Posse había asumido el 11 de diciembre en medio de un fuerte rechazo tanto de la oposición como de los gremios docentes por las polémicas declaraciones que había realizado sobre temas como derechos humanos, garantismo, protestas sociales y negociaciones salariales.

Entre otras cosas, Posse acusó a los Kirchner de "prohijar el vandalismo piquetero, el desborde lumpen, la indisciplina juvenil", afirmó que "reprimir es obligación del Estado" y atacó a los sindicatos al afirmar que "cuando negocian con los chicos en el medio es como si alguien les pusiera un revólver en la cabeza".

Ahora, su lugar sería ocupado por el diputado Esteban Bullrich. La renuncia se suma a la de los dos jefes de la Policía Metropolitana que precedieron a Eugenio Burzaco –Jorge "Fino" Palacios y Osvaldo Chamorro- salpicados por los escándalos de espionaje- y al propio antecesor de Posse en el Ministerio de Educación, Mariano Narodowski.

Comentá la nota