Posse: “El desafío de la democracia en los años que siguen es descentralizar hacia los municipios”

En su extensa alocución pronunciada en la tarde de este martes en el Teatro del Viejo Concejo, tras recibir el premio al mejor intendente por la revista y la agencia “Comunas” y a las “Buenas Prácticas en Participación Ciudadana” por el Observatorio Internacional de la Democracia Participativa (OIDP), el intendente de San Isidro, Gustavo Posse, enfocó sus palabras hacia los temas de la seguridad, tanto dentro del municipio que gestiona como las dificultades que deberán superarse para mejorar la calidad de vida.
“El desafío de la democracia en los años que siguen es si se va a descentralizar en los municipios y en las regiones, y acercar el poder de decisión y los fondos y facultades hacia lo que esté más cerca de la gente para poder vivir”, sostuvo, entre otros conceptos. También afirmó que "la situación hoy dice que la provincia de Buenos Aires es inviable, por lo menos técnicamente”.

En la oportunidad, el jefe comunal sostuvo: “Es un año difícil para el país, para quienes vivimos en el área metropolitana. Nosotros, desde este pequeño lugar que es San Isidro, el año pasado tuvimos la suerte de ser ratificados por la ciudadanía, de manera mayoritaria. Y desde el primer día que asumimos iniciamos el camino con mucha fuerza y con muchos proyectos junto con todos”.

“El día de la asunción planteamos la instauración de dos observatorios, que se sumaron al que ya teníamos, cual es la Mesa de Integración Social, con Arturo Flier, con la Iglesia. Hace apenas horas que me enteré que había sido premiado en Barcelona -por las Buenas Prácticas en Participación Ciudadana-, por el Observatorio Internacional de la Democracia Participativa, hecho que agradezco para poder disfrutarlo en conjunto con los sanisidrenses”.

“Por el momento en que vive el mundo, el otro observatorio es el que tiene que ver con la prevención y la seguridad. Y en esto nadie puede decirnos que, por lo menos en San Isidro, no venimos desarrollando una estrategia desde antes de mi gestión, durante la administración de Melchor Posse, trabajando sobre la base de la ampliación de la infraestructura, la participación ciudadana y la articulación social, mejorando las condiciones de gestión social sobre el problema de la falta de seguridad”.

“Desde fines de 1999, durante mi primera gestión como intendente, acompañado de un comisario mayor retirado de Béccar, Juan Carlos Rebollo, comenzamos diseñar un plan de patrullaje frente a un estado general de desprotección, Con amigos del Mercado de Béccar, con especialistas en seguridad, con Carlos Méndez, pensamos cómo sumar esfuerzos y sumar patrullaje al que realizaba la policía, que resultaba insuficiente”.

“Y así, desde la gestión de Melchor Posse en adelante, hace más de 20 años, se comenzaron a abrir nuevas comisarías; hace 16 años tenemos el convenio con el Comando de Patrullas; hubo también un intento de tener patrullaje propio, que fue vetado por el gobernador de entonces pero que finalmente logramos llevarlo adelante mediante el Programa de Cuidado Comunitario”.

“Más comisarías, más móviles; todos los gastos de telefonía y comunicaciones a cargo del municipio; fortalecimiento de las remuneraciones de los policías a través de las compras de horas PolAd (Policía adicional). Y siempre intentando estar adelantado al conflicto, producido por la causal social: miseria, desocupación, droga entre los más jóvenes“.

“Por entonces, con Melchor nos preguntamos cómo íbamos a hacer con sesi, siete, ocho millones de personas a las puertas del primer cordón del Gran Buenos Aires, donde tenemos nuestra propia conflictividad y trabajamos sobre ella, y con el mundo que se viene”.

“Y nosotros siempre intentando imponernos a la situación, que hoy dice que la provincia de Buenos Aires es inviable, por lo menos técnicamente”.

“Hoy nadie puede decir que desde un lugar de La Plata, por más voluntad que le ponga el gobierno actual o le hubiesen puesto los anteriores, un ministro por bueno que sea hace jurisdicción sobre la totalidad de la geografía de la provincia, de 300 mil kilómetros cuadrados, sobre los más de 15 millones de habitantes, sobre la máxima densidad poblacional instalada en el Gran Buenos Aires y sobre la mínima en límites como el sur del territorio, al noreste con el litoral, al oeste con La Pampa , al norte con Santa Fe y al este con el mar”.

“Creer que se hace jurisdicción con escasos docentes, con escasos policías, médicos, enfermeras y que se cumple con las responsabilidades que le impone la constitución, quien lo dice o miente o no está en sus cabales”.

“¿Por qué nosotros valoramos a quienes manejan contenidos sobre gestión, articulación social, el intercambio con otras instituciones y municipios y provincias? Porque así como ahora está aflorando la verdad que muchos nos plantearon sobre las carencias en salud, seguridad, desprotección social, hoy lo estamos pagando en toda su magnitud”.

“Y este año, como nunca, vemos que entre tantos desaciertos y desencuentros durante el primer semestre, nos encuentra ahora con un mundo en recesión”.

“A las causales sociales y materiales que hay, el problema de cómo se vive en el área metropolitana en general hay que agregarle lo que se avizora. La Argentina que no tenía las condiciones para estar tan golpeada por la recesión, un país sin endeudamiento pero sin financiamiento, aislado del mundo, no debería haber recibido, de manera tan impropia los efectos de la recesión que, ahora, está instalada, luego de haberse producido fuertes aumentos de precios durante el conflicto del campo”.

“Y ahí está el mundo globalizado dentro del cual ciertos efectos positivos son para algunos pero en los negativos estamos todos. Y en él, la necesidad de nuestro municipio, de la región, la provincia inviable –¿quién puede decir hoy que se siente cerca de su provincia?- cuya bandera, por alguna razón, ni nos la donaron, ni la pedimos, ni la tenemos. Será porque no resulta abarcadora de la situación que hoy tenemos, en nuestro caso como sanisidrenses y habitantes de la Provincia”.

“Este año fue para nosotros el de mayor gestión y de éxitos parciales en materia de crecimiento y de resultados, en salud, educación, urbanización, etc. Y simultáneamente hemos participado, de manera impactante y cruel, de la realidad del Gran Buenos Aires respecto de la seguridad. Murió gente que no debía morir, porque habíamos trabajado para que ello no ocurriese”.

“Todos los casos de muerte en momento de robo fueron producidos por delincuentes provenientes de lejos de San Isidro. Muchos por delincuentes que no debían estar en libertad debido a decisiones inapropiadas en el ámbito de la justicia”.

“¿Cómo se aproxima lo que sigue? San Isidro y los que estén en línea con él deben cambiar esta situación. La realidad es que mostrándose o no, en el Gran Buenos Aires la gente ‘muere como moscas’. Algunos lugares exhiben su dolor y expresan su desacuerdo con vivir esta circunstancia”.

“Y así como venimos solicitando la instauración de la Policía Comunal, en los últimos siete años agregamos el pedido de bajar la edad de imputabilidad de los menores, pero no dentro del sistema de mayores, pero sí que el Estado tenga intervención dentro de un régimen cerrado, con educación, con recuperación del núcleo familiar, etc.”.

“Algunos vecinos se quejarán por alguna vereda rota cuando caminan por el casco histórico, removida por árboles añosos plantados por el intendente (Amancio) Williams en 1905. Pero también se siente protegida y reconoce lo prioritario de la gestión municipal en esta hora, que es la seguridad”.

“Y el desafío de los años próximos va a ser cómo, junto con los municipios que están en línea, se pueda trabajar fuertemente en las causales sociales que tienen que ver con el delito y, por el otro lado, continuar con la construcción de más salud, más educación en búsqueda de la excelencia, con menor estructura, promoviendo la construcción de redes sociales con mayor participación de las organizaciones no gubernamentales”.

“Creo también que los años que vienen plantearán la cuestión sobre de qué manera, desde un pequeño lugar, alineado con otros pequeños lugares, trabajar en región, como corredor, en línea de pensamiento, llevar adelante esta tarea de poder vivir en forma digna sin que nos roben, violen o maten. Que las familias puedan cumplir con el sentido trascendental de la vida de crecer ellos y en comunidad”.

“Este año podemos decir que llegamos y vamos a avanzar en determinados estándares importantes en materia social (salud, educación, trabajo en redes) pero advertimos que cada vez más va a estar en crisis para la gente saber si el Estado la protege o no. Cada vez más van a requerir de quien tiene más cerca -del municipio, de los concejales- la voz que represente a quien no tiene voz. Porque hoy el desposeído es el ciudadano (mujer, niño, anciano, etc.) y el apoderado es el delincuente”.

“Quienes están cerca de la gente van logrando con esfuerzo todos los estándares de vida que da la vida moderna y que corresponde, urbanizadas en profundidad con el Plan Federal de Viviendas las villas de emergencias y tal como lo habíamos pensado desde el principio con la Mesa de Integración Social”.

“Y este desafío significa para nosotros energía pura, necesaria para renovar el esfuerzo para corregir errores y el rumbo para que todos los sanisidrenses vivan en comunidad”.

“Agradezco a todas las jurisdicciones, nacional, provincial, al equipo municipal, a los que trabajamos en red con las distintas organizaciones no gubernamentales que actúan desde lo recreativo hasta quienes están en la niñez, tercera edad, asistencia a la educación, la salud y agradezco especialmente la lucidez de quienes llevaron adelante durante la crisis de seguridad; el Concejo Deliberante, que logró por unanimidad la declaración de “Emergencia en Materia de Seguridad”, mediante el cual, ante la ausencia del Estado, sumaron el esfuerzo de la comunidad toda, para lograr a través de sus organizaciones la participación de todos medios del Estado (Fuerzas de Seguridad, Inteligencia, etc.), en pos de una solución”, concluyó. (www.agencianova.com)

Comentá la nota