"Posiblemente fui muy confiada"

Con el rostro de Domingo Faustino Sarmiento de testigo, atendiendo múltiples llamados de los medios y de la Nación, ayer la ministra de Educación, Cristina Díaz, habló en su despacho en exclusiva con DIARIO DE CUYO, en medio del paro docente.
-¿Qué sentimiento le deja el paro?

-Creo que son sentimientos encontrados porque por un lado con este aumento del piso salarial de 1.290 a 1.490, si bien en la paritaria nacional en ningún momento se habló de un porcentaje sino de una suma, sabíamos de la posibilidad de que los docentes lo recibieran a porcentaje, con lo que eso significa para los presupuestos provinciales. Por otro lado, esto de sentarnos en una mesa de negociación, pasar a un cuarto intermedio, encontrar como "razonable" una oferta en la mesa aún por representantes de CTERA y una hora después una negación profunda y un discurso a través de los medios casi intolerante, genera desconcierto, sinsabor y por qué no tristeza.

-¿Hay cierta deslealtad de los gremialistas?

-La palabra lealtad ha sido ya muy usada, yo creo en la veracidad, en un discurso que en iguales circunstancias se mantenga, a riesgo que pueda ser compartido o no. Si decimos en un determinado lugar que la oferta es razonable y bueno, yo todavía creo en la palabra. Seamos veraces. Porque el caso del docente con cero antigüedad y 20% de radio es realmente la excepción y no la regla y con cualquiera de las alternativas propuestas estamos garantizando el piso salarial.

-¿Siente que se faltó a la palabra en algún momento de la negociación?

-No sé si faltar a la palabra, pero sí creo que los sectores gremiales no han sido lo suficientemente claros para explicar esta propuesta que esto beneficia en antigüedad, radio, responsabilidad jerárquica, dedicación exclusiva... Eso, en términos absolutos. Y en términos relativos lo estamos dando en un contexto de crisis donde en muchos sectores el debate en este momento no es el aumento salarial, es conservar las fuentes de trabajo.

-¿Vé algún capricho de parte del gobierno o de los gremios en este conflicto?

-Aquí hay como una cuestión... yo no quiero emitir juicios sobre la dinámica interna de los gremios. Repito: ha habido poca claridad y poca convicción para sostener frente a la opinión las razones que seguramente tenían en el momento que encontraron aceptable la propuesta ¿Los delegados habían consultado esta propuesta? ¿la habían analizado con sus representados?

-¿Usted cree que no?

-No han tenido tiempo. Absolutamente imposible.

-¿Usted como ministra hace algún mea culpa?

-Posiblemente mi error fue un exceso de confianza en el valor de la mesa de negociación y eso me llevó a ser un poco escéptica en estas últimas circunstancias en que reiterativamente se produce reunión de negociación, cuarto intermedio y dos horas después, paro. Se dice que estoy motorizando la desaparición de paritarias y eso ¡lejos de mí!, pero también analicemos el funcionamiento porque una negociación implica entender las razones del otro.

-¿Están dispuestos a ir a fondo con las sanciones que le correspondan al gremio?

-Estoy esperando el análisis, pero entre las posibilidades están la suspensión de la personería, multas...

-¿Ellos se merecen una represalia fuerte por hacer paro?

-Yo no hablo de represalias. Así como en todo momento desde que comenzaron las paritarias con el gobernador Gioja hemos trabajado y honrado la mesa de negociación, poniendo cuerpo y cabeza para que las cosas se hagan. No hablo de represalias, pero el sistema educativo tiene objetivos que cumplir, los docentes tienen su trabajo y nuestro trabajo está justificado por el niño. Está demostrado que se puede interrumpir rápidamente el servicio, pero ponerlo a andar de nuevo no es de un minuto.

-¿Cómo salen del conflicto?

-Nosotros tenemos una masa salarial que ha costado conseguirla. En las dos atendemos antigüedad, radio y jerarquía, pero en una se mira al docente de un solo cargo y en otro al que tiene varios. Si alguien tiene una alternativa que satisfaga a la mayoría dentro de esta masa salarial, con muchísimo gusto.

-¿Podría haber una nueva forma de distribución pero no más plata?

-Exacto.

-¿La Nación podría intervenir con fondos extra?

-Nosotros desde el primer momento hemos pedido que la Nación nos asistiera para no sufrir el recorte del fondo compensador, y la última palabra no está dada, de modo que esta forma la hemos hecho a cuenta y riesgo de la provincia.

Comentá la nota