Es posible que Néstor Kirchner haga "La Gran Ruckauf" en la Provincia?

En una clara estrategia comunicacional los bonaerenses se desayunaron con dos matutinos nacionales que establecen similitudes en la táctica electoral del partido de gobierno entre lo que es la actual campaña legislativa y la elección de 1999 que finalmente sentó a Carlos Ruckauf y a Felipe Solá en los principales sillones del más importante distrito electoral de la República.

A más de un conocedor se le debe haber atragantado la medialuna cuando atisbó los titulares de los prestigiosos matutinos, porque, en rigor, el triunfo de la formula bonaerense Ruckauf-Solá fue fruto de una ingeniería electoral que logró "concentrar los votos de los extremos sociales", los más pobre y los más ricos, a través de la puesta en práctica, exitosamente, de las ahora denominadas "listas espejos".

Decir que la formula del PJ, Acción Republicana y Unión del Centro Democrático (UCeDe) ganó en el segundo cordón del conurbano bonaerense es cierto, pero no es cierto que la misma haya perdido en el interior donde, contra todos los pronósticos, también ganó.

Ciertamente, si se compara directamente la boleta del PJ con la de la Alianza, el primero sólo obtiene una diferencia de 50 mil votos en la Tercera Sección electoral y pierde en todos las otras secciones electorales incluyendo la Primera, la otra sección que posee segundo cordón. La elección "sello a sello" entre la Alianza y el PJ resultó 41,36% a 37,44%, a favor de la primera. Una verdad a medias.

En rigor, como la formula Ruckauf-Solá iba "espejada" en la sabana horizontal de "Duhalde Presidente", del PJ y en la de "Cavallo presidente", de Acción Republicana, que aporto unos 422 mil votos, más la de Unión del Centro Democrático, que sumó otros 367 mil, los votos se sumaban para el rubro gobernador. Así las cosas la elección finalmente quedó 48,34% a 41,36%, a favor de Ruckauf-Solá.

En general podemos agregar que las tres boletas de la fórmula ganadora triunfaron en la Primera; Tercera; Sexta; Séptima y Octava secciones electoral; logró (casi) empatar en la Quinta sección (100 votos a favor de la Alianza); se ubicó a 2000 votos de diferencia en la Segunda y sólo se puede decir que perdió en la Cuarta por una diferencia de 10 mil votos.

Si se suman los votos del frente PJ-aliados –aunque con formato espejos- de las secciones que representan al "interior", es decir la Segunda; Cuarta, Quinta; Sexta y Séptima el resultado fue 923.660 votos para Ruckauf-Solá contra 916.489 votos de la Alianza.

Pero la elección sin duda se caracterizó por un corte nunca experimentado en la provincia que alentaron y alientan distintas especulaciones. Por caso en la sección que ganó la Alianza con cierta ventaja, la Cuarta, el noroeste de la provincia (con distritos como Junín, Chivilcoy y Bragado, entre otros), está compuesta por 19 municipios donde en la local, para la elección de intendentes la Alianza se impuso en 16 de los 19 distritos, pero la formula Ruckauf-Solá ganó en 14 de los 19.

Otro caso testigo que se puede exponer para comprender el fenómeno electoral de 1999, es el distrito de Olavarría, donde en el rubro intendente la Alianza se impuso con 61,29% pero la formula Ruckauf-Solá logró un 51,28% contra un 41,50% de la fórmula Meijide-Posse.

En el interior se especula, además, hizo mella una posición claramente derechista del por entonces candidato Carlos Ruckauf, con un fuerte discurso de mano dura contra la Inseguridad –por aquel entonces, como hoy, eje de la principal demanda del electorado- bajo la ya famosa frase "hay que meterle bala a los delincuentes"; y la hábil maniobra que instaló en el último tramo de la campaña electoral sobre el siempre polémico tema del aborto, donde el peronista sentó una posición ultracatóilca (aunque su vice no lo acompañó), mientras que Meijide quedó, incómoda, sin posicionarse claramente ni a favor ni en contra.

En la recta final, Ruckauf lanzó una feroz campaña contra Meijide a la que calificó de "anti-cristiana" y "atea" y dijo que era la elegida por la "socialdemocracia maxista europea" para "establecer una cabecera de playa en la Provincia de Buenos Aires"

Eso, empujó el corte de boleta del votante de clase media de perfil conservador radicado en el interior bonaerense.

En fin, en bien cierto que Ruckauf-Solá ganaron en el Segundo cordón el Conurbano, pero no lo es que perdieron, como alienta la versión que circuló por estas horas, en el interior provincial.

Comentá la nota