Posible llamado a licitación en Playa Grande

El gobierno local intenta convencer a tres concesionarios de Playa Grande de que, tal como ya lo hicieron los otros, le restituyan al municipio los balnearios que están a su cargo al concluir la temporada. Se realizan reuniones para evitar que el tema llegue a la Justicia.
El Ejecutivo ya advirtió a través del secretario de Gobierno, Juan Guiñazú, que está dispuesto a recurrir a la Justicia para obtener una orden que le permita tomar posesión de los balnearios 4A, 7 y 8, cuyos titulares se resisten a aceptar el proyecto del gobierno. Pero antes de iniciar una acción en Tribunales, el gobierno quiere llegar a una solución menos traumática.

"Estamos utilizando la persuación porque no hay razones para entrar en el terreno de la litigiosidad", le indicaron en las últimas horas a LA CAPITAL fuentes del Ejecutivo.

Quienes explotan actualmente las distintas unidades fiscales de Playa Grande lo hacen a través de un contrato que venció en abril de 2007, pero que al mismo tiempo, ofrece una prórroga de 5 años. Ni bien la gestión de Gustavo Pulti se hizo cargo del municipio -en diciembre pasado- planteó su decisión de recortar este último plazo, para poder implementar un plan de reformas integral del complejo que incluyera obras y nuevos servicios.

Tras varios meses de negociaciones, finalmente se elaboró un convenio mediante el cual, se dispuso que la prórroga se limitaría a 2 años y no a 5 como permitía el contrato originalmente. A cambio de eso, el gobierno aceptó incluir en el nuevo pliego de licitación una clásula, otorgándoles a los actuales concesionarios algunas ventajas competitivas en el caso de que se presentaran como oferentes.

En el gobierno creen tener a su favor numerosos argumentos legales, por lo que suponen habría una respuesta inmediata y favorable. Por esa razón se insistirá con el diálogo, en un intento por evitar que la controversia de judicialice. "Estamos convencidos de que la Justicia le devolverá a la Municipalidad el control de estos tres balnearios y por eso todos los concesionarios firmaron el acuerdo. Ellos entendieron que si resignaban 3 años de prórroga evitaban un litigio inconducente; iban a obtener una preferencia para la licitación e iban a permitir que la comuna desarrollara un proyecto de revalorización del complejo, para tener una oferta turística y recreativa de 12 meses y superadora de la actual", explicaron fuentes del Ejecutivo. Pero al mismo tiempo que el gobierno comenzó a dialogar con los empresarios, el Concejo Deliberante tomó una decisión clave en la comisión de Turismo, que se reunió el martes pasado. Allí se aprobó una nota de los tres concesionarios, mediante la que pidieron que el cuerpo les reconociera formalmente la posibilidad de hacer uso de los 5 años de prórroga. Ahora, el expediente pasará a la comisión de Legislación, donde se deberá tomar una decisión para determinar si si admite que el tema sea votado en el recinto.

Comentá la nota