Posibilidad de diálogo en el conflicto de los municipales

A las 8 de la mañana los trabajadores municipales se reunirán en asamblea para decidir si acatan la conciliación obligatoria dictada el viernes por la Secretaría de Trabajo y que ya decidió acatar el Poder Ejecutivo.
A las 10:30 se realizaría el primer encuentro en el marco de una conciliación obligatoria de 20 días que sentará a las partes a negociar.

En un conflicto que lleva ya tres semanas, las autoridades laborales buscan sentar en la misma mesa a los representantes del Ejecutivo municipal y a los dirigentes del Sindicato de Obreros y Empleados Municipales (SOEM) y la Asociación del Personal Jerárquico (APJ).

En ese marco, a las 10:30 deberán presentarse los dirigentes gremiales en la delegación de Canadá y Olavarría para tratar -en primera medida- el retorno del conflicto a fojas cero. Es decir que no se imputarán los descuentos por días de paro, que en la última semana fue total.

Alfredo Prior, secretario general de la APJ, indicó que "de todas maneras no podemos adelantar nada; no sabemos qué puede pasar en la audiencia pero por nuestra parte el primer tema, según incluso por la resolución de la delegación de Trabajo, es el tema a tratar. Nunca estuvimos en una audiencia de conciliación, nunca llegamos a esta instancia".

Este punto estaría dentro de las garantías que, según Roberto Astete (otro dirigente gremial), se pedirán ante las autoridades municipales para poner freno a un plan de lucha que incluyó varias acciones destempladas, como cortes de calles y ruta y hasta el bochorno durante el acto por la independencia de Chile.

"Siempre tuvimos la vocación de diálogo, queremos resolver este conflicto, pero tiene que estar claro con qué garantías nos sentamos. Por eso esperamos que la otra parte tenga la misma postura, porque nosotros no queremos sobrepasar a nadie pero tampoco ser sobrepasados".

EL RECLAMO

Cabe recordar que el conflicto se desató después de que el gremio solicitará paritarias para acordar nuevas pautas laborales y salariales. El encuentro nunca se concretó, y el municipio, con el aval del Concejo Deliberante, decidieron otorgar un aumento salarial del 5 por ciento.

Los trabajadores entendieron no sólo que el incremento no satisfacía sus requerimientos sino que además "no respeta las normas de negociación salarial que rigen en las relaciones laborales".

Así comenzaron un paro por tiempo parcial y se apostó a una conciliación por 48 horas que no tuvo resultados favorables, según el personal.

Luego de varios intentos de diálogo el conflicto se endureció cuando los trabajadores iniciaron un paro por tiempo indeterminado, el último lunes. Desde entonces el centro de la ciudad fue el escenario visible de las imposibilidades de las partes de retomar el diálogo y cientos de comodorenses sufrieron el caos del tránsito en plena zona céntrica.

El intendente Martín Buzzi resolvió sostener la actividad del municipio con el trabajo de quienes no adhirieron a la huelga y continuaron prestando servicios en diferentes áreas, menos en la administrativa.

En este contexto, el titular local de la CGT, Juan Carlos Fita, hasta viajó a Buenos Aires a pedir la mediación de las autoridades laborales en pos del entendimiento de las partes.

Comentá la nota