Una posibilidad que despierta simpatía en algunos empresarios

Desde temprano, la reaparición en la escena política del ex presidente Eduardo Duhalde desplazó cualquier otro tema, incluso los económicos, de la agenda de los empresarios.
Respeto mucho lo que hizo en tiempos muy difíciles para el país", disparó un importante directivo de una alimenticia, en referencia a la manera en que el ex presidente condujo la salida de la convertibilidad.

Siempre desde el anonimato, como suelen preferir pronunciarse los hombres de negocios cuando hablan de política, otro industrial metalúrgico rescató que "las señales de gobernabilidad que demostró en otros tiempos, seguramente volverían a repetirse".

Las voces que se refirieron a la posibilidad de que Duhalde vuelva al ruedo como canditado presidencial generó simpatías desde el sector industrial.

En casi todos los ámbitos recordaron que fue durante la gestión de Duhalde que se creó por primera vez el Ministerio de la Producción. Había sido un reclamo de la Unión Industrial desde fines de la gestión menemista y de la de Fernando De la Rúa. Duhalde colocó en aquella cartera a José Ignacio de Mendiguren, por entonces secretario de la UIA, el mismo cargo que ocupa en la actualidad.

La posible candidatura de Duhalde generó también adhesión entre los dirigentes sindicales enfrentados al actual titular de la CGT Hugo Moyano. En la central obrera, miran de reojo todos los movimientos que se dan al interior del peronismo pensando en lo que vendría luego del kirchnerismo.

Otro sector de los hombres de negocios también están mirando el futuro político del matrimonio K. Sobre todo por los últimos resultados electorales, donde 7 de cada 10 argentinos no optó por un candidato oficialista.

Y los dirigentes y empresarios del campo prefirieron no pronunciarse sobre el regreso duhaldista. Entre los principales referentes agropecuarios identifican a Duhalde de perfil proteccionista y no le perdonan el regreso de las retenciones, aplicadas a las exportaciones del campo, tras la fuerte devaluación de 2002.

En el sector comercial y de servicios, otros dirigentes que frecuentan la Casa Rosada, recordaron que "Duhalde es un hombre de palabra, y eso es central en un país que no cumple las reglas de juego. Así, pudiendo quedarse, decidió irse", en referencia a que sólo ocupó la Presidencia en el casi año y medio de transición política e institucional. Por cierto, Duhalde dejó el cargo tras el asesinato de los piqueteros Kosteki y Santillán.

En el sector financiero, en cambio, ven a Duhalde con menos simpatía. En parte, porque durante su gestión se diseñó la nueva arquitectura de este sector tras el corralito.

Comentá la nota