Porteños ganan en pelea del Gobierno con Metrogas y pagan 25% más barato el gas

Un hogar con consumo promedio en Buenos Aires gasta $ 337 por bimestre, contra los $ 250 de Capital. Es porque Metrogas no recibe ajustes desde hace una década
Las peleas entre el Gobierno y Metrogas, la distribuidora de gas encargada de prestar el servicio en la Ciudad de Buenos Aires, no sólo se notan en los números de la compañía, que según sus declaraciones le genera una estrechez de caja que podría conducirla a la cesación de pagos. También dejan su marca en los bolsillos de miles de hogares.

Por las demoras en la actualización de las tarifas de la empresa, en manos de la inglesa BG e YPF, los usuarios porteños pagan por el servicio, en promedio, un 25% menos que los bonaerenses.

Aunque sólo los separa la General Paz, un hogar que consume 950 metros cúbicos de gas al año –esa es la marca promedio en la mayoría de los domicilios– en la provincia de Buenos Aires, que recibe el servicio de Gas Natural Ban, paga cada dos meses $ 337 ($ 92 corresponden a impuestos).

En cambio, un vecino porteño desembolsa por el mismo consumo $ 250 (los impuestos se llevan $ 55).

Las diferencias se originan en la renegociación de contratos que encaró cada una de las empresas con el Gobierno tras la devaluación, en 2002. "En la casa matriz se preguntaron: ¿Queremos seguir en la Argentina? Como la respuesta fue positiva, se decidió bajar el juicio que tenía la empresa contra el país en el Ciadi (el organismo del Banco Mundial encargado de resolver conflictos entre empresas y Estados)", asegura un allegado a Gas Natural Ban.

Así, la empresa logró renegociar su contrato de concesión y obtener ajustes tarifarios a partir de 2007, que le ocasionaron una mejora en sus ingresos de un 25%, si bien la incidencia sobre la factura final fue de un 10 por ciento.

La historia de Metrogas es diferente. La inglesa BG, principal accionista de la compañía, mantiene un juicio contra el país en el Ciadi. En el Gobierno aseguran que ése es el principal impedimento para autorizar un ajuste en sus tarifas, que están congeladas desde hace una década.

Más tensión

La pelea entre ambos bandos llegó a su punto de mayor tensión la semana pasada. Por un lado, Metrogas informó a la Comisión Nacional de Valores (CNV) que "podría comprometer de continuar un contexto de similares características las mejoras que deben efectuarse sobre los Activos Esenciales y a mantener". Y agregó que esas circunstancias "podrían afectar la capacidad de la Sociedad de generar operativamente el flujo de fondos necesario", algo que la llevaría a "refinanciar su deuda actual u obtener financiación adicional".

La respuesta oficial corrió por cuenta de Antonio Pronsato, el interventor del Enargas, el regulador del sector y a quien la empresa acusa de no publicar los nuevos cuadros tarifarios. "Tengan muy presente que vamos a intervenir con toda dureza, porque es una empresa de servicios públicos. Habrá que ver el origen de sus deudas, cómo las estructuraron y si alguien jugó con nuestras empresas de servicios públicos para hacer negocios financieros", aseguró el funcionario.

A pesar de las diferencias entre las erogaciones de porteños y bonaerenses, el gas en promedio continúa en la Argentina muy por debajo del valor en los países vecinos. Según el último informe de Montamat & Asociados, el insumo para un cliente brasileño cuesta 24 veces más que en la Argentina.

Comentá la nota