El portazo de Elio Díaz Moreno del Ministerio de Salud

Elio Díaz Moreno renunció como secretario del Ministerio de Salud Pública. El viernes que pasó, a última hora, y al mejor estilo de Hollywood tomó sus elementos de la oficina y se largó dando un portazo.
Elio Díaz Moreno no sólo renunció, sino que se habría ido cansado, según las malas lenguas, de los petardos del ministro Gustavo Grasselli, quien, según también los mismos viperinos, con esa cara de niño inocente se las trae.

Díaz Moreno es uno de los pocos sobrevivientes del mazismo, que quedó en la administración Beder. Técnico eficiente y frío como el mármol –aunque ahora lograron calentarlo- según lo definieron, se abría cansado de las maniobras soterradas de Grasselli, quien habría visto en él, un peligroso sucesor de su vapuleada cartera.

Como dice el viejo refrán, "el que se va sin que lo echen, vuelve sin que lo llamen", pero esta vez, el ex secretario de Salud, Elio Díaz Moreno se va con la ilusión de que el refrán sea de este modo: "El que se va sin que lo echen, espera que lo llamen".

Comentá la nota