Porreti podría recuperar la intendencia en 2009

Desde el Ejecutivo bonaerense apuntan a que la situación judicial del intendente destituido de Pinamar se resuelva antes de fi de año. El objetivo es que Porreti retome el cargo o se llame a elecciones junto con las Legislativas. La preocupación pasa por garantizar la “tranquilidad pública” del distrito, según el subsecretario de Asuntos Municipales Juan De Jesús
La intención del gobierno de Daniel Scioli es que la situación del ex intendente de Pinamar, Roberto Porreti se resuelva antes de fin de año y asegure a los vecinos del distrito una definición en la conducción del municipio. El subsecretario de Asuntos Municipales, Juan de Jesús tildó la situación de Pinamar de “semáforo amarillo” en la que “uno no puede dejar de estar atento, por lo tanto, sea que se resuelva o que se posponga, nuestro ánimo es poder llegarnos a Pinamar y hablar con todos los actores para que desde las estructuras institucionales y políticas se abone la paz, el trabajo y la concordancia”.

porretti fue destituido por el Concejo Deliberante local y espera la decisión de la Corte para saber si puede volver a ocupar la máxima jefatura del distrito. “Es una cuestión administrativa que debería resolverse antes de fin de año para darle tranquilidad a la comunidad y también para que nosotros podamos tener herramientas para actuar políticamente desde lo institucional”, aseguró De Jesús.

“Si realmente fue bien destituido hay que convocar a elecciones porque no pasaron dos años, y darle al intendente que está, el respaldo para continuar con su gestión hasta el llamado a los comicios que serían en octubre junto con las legislativas para completar el mandato que quedaba”, afirmó el subsecretario.

“Convocamos a los distintos sectores y planteamos mantener la tranquilidad pública para que los servicios se puedan prestar” dijo el ex intendente de La Costa y añadió que “si hay perturbaciones y obstáculos, traerán consecuencias, por eso hablé de semáforo amarillo y hay que tratar de evitar estas cuestiones por lo que significa Pinamar, por la comunidad y por los inversores”.

Por otra parte, si bien reconoció que la posibilidad de una intervención “es una herramienta que tiene el Ejecutivo”, admitió que “no está en ánimo del Gobernador” utilizarla porque “está en el ámbito de la Justicia y en cuestión de apelación, así que esperemos que esté antes de fin de año para poder dar un mensaje y a partir de ahí ordenar la cuestión”, concluyó De Jesús.

Comentá la nota