El porcentaje de votantes registrado ayer fue el más bajo de la historia en Salta

La apatía, la indiferencia y el desconcierto de los electores fue una de las grandes claves de la jornada de ayer. En Salta sólo concurrió a votar el 65% del padrón electoral, el porcentaje más bajo de los últimos años.
Además, las principales encuestadoras coinciden en que hasta último momento muchos de los votantes no sabían qué era lo que estaba en juego en estos comicios.

En la capital salteña el porcentaje de sufragios llegó al 70%, mientras que en el interior apenas superó el 50%.

Sin barbijos

En Salta se registró un escaso acatamiento de las indicaciones de la ministra de Salud de la Nación, Graciela Ocaña, para evitar que se siguiera propagando la gripe A.

Según se pudo observar, salvo casos aislados, las autoridades de mesa y los fiscales no utilizaron barbijos para evitar contagiarse de la enfermedad, ni recurrieron a vasos de agua o pegamento para cerrar los sobres. Sólo los fiscales de algunas de las fuerzas políticas recibieron barbijos, los que fueron adquiridos por sus respectivos partidos.

Por su parte, los electores se agolparon en las mesas sin respetar las recomendaciones de mantener la distancia mínima de un metro entre las personas que hacen fila para votar.

Consultado por Nuevo Diario sobre por qué no se distribuyeron barbijos entre las autoridades de mesa, el ministro de Salud provincial, Alfredo Qüerio, se limitó a responder que "hay que preguntárselo a la Justicia Electoral".

Denuncias de anomalías

Salvo la denuncia de algunas irregularidades, los candidatos de los diferentes partidos coincidieron en señalar que los comicios se desarrollaron con normalidad. Como es habitual, muchas mesas se abrieron con demoras de media o una hora, y se registraron los habituales robos de votos.

Sin embargo, a lo largo de la jornada, referentes de las distintas fuerzas políticas advirtieron sobre maniobras tendientes a "ensuciar" el proceso electoral.

Los fiscales del Frente Federal, denunciaron en distintos puntos de la provincia la presencia de boletas falsas o mellizas, como un intento de que los votos de esa fuerza política fueran impugnados. Sin embargo, Walter Wayar no tardó en señalar que desde la Justicia Electoral aceptarían todos los votos en que se manifestara con claridad la voluntad del elector.

Tanto el gobernador kirchnerista Juan Manuel Urtubey, como el postulante oficial, Fernando Yarade, salieron al cruce de las denuncias de sus rivales y las calificaron como "la pirotecnia habitual de algunos candidatos".

Por su parte, el candidato del Acuerdo Cívico y Social, Ricardo Gómez Diez, lamentó la "diferencia de estructuras" entre los partidos, y pidió que se garantizara que el proceso electoral sea transparente y los salteños pudieran expresar libremente su voluntad.

El candidato del Frente Grande, Diego Saravia, también denunció que detectaron en Tartagal la eliminación de sus boletas "con la excusa de la supuesta renuncia a la candidatura" por parte de Saravia.

Las boletas de Giménez

Una de las grandes confusiones de los comicios estuvo dado por la presencia de boletas de la ex ministra de Trabajo y postulante del Movimiento Popular Unido, Nora Giménez, que el miércoles pasado había renunciado a su candidatura.

Pese a que la Justicia Electoral había tomado la determinación de retirar las boletas de Giménez, muchas autoridades de mesa las mantuvieron dentro del cuarto oscuro, argumentando que no habían sido notificados oficialmente.

Para evitar que los electores optaran por introducirla en el sobre y su voto fuera anulado, los medios de comunicación se encargaron en repetidas ocasiones de advertir a la ciudadanía.

Comentá la nota