Poquísimo público para el “Pacto de Oliva”

Compartieron el acto de protesta por la venta de un terreno en esa ciudad. Hubo apenas 250 personas.
Frente a sólo 250 personas, Luis Juez y Mario Negri se dieron ayer el gusto en Oliva, al compartir un acto opositor al gobierno provincial, como si ya fueran los aliados que pretenden ser para las próximas elecciones de octubre. Rivales en el pasado reciente (al punto de desconocer uno, Juez, la honestidad del otro, Negri), y sin coincidencias más visibles que el apetito electoral, los jefes del Partido Nuevo y de la UCR encabezaron la protesta por la puesta en venta de un terreno de 376 hectáreas que actualmente explota la cooperadora del Hospital Vidal Abal.

Llamó la atención la pobrísima concurrencia (los medios periodísticos coincidieron anoche en apuntar cifras que van de 150 a 300 en sus páginas web), a pesar de ser un acto planeado hace 15 días, y al que iría lo más granado de la oposición política cordobesa. Además del escasísimo público, un centenar arribó desde Villa María, en dos colectivos fletados desde esa ciudad. El resto, eran los dirigentes. ¿Qué vecino de Oliva se manifestó? El intendente Oscar Tamis. ¿Alguien más?

Juez y Negri adeudan definir la fecha en que sentarán institucionalmente a sus partidos a la mesa de negociaciones, con el ánimo de llegar a un acuerdo electoral. En el radicalismo ya expresaron su oposición los dos principales dirigentes capitalinos, Ramón Mestre y Miguel Nicolás, y alrededor de un centenar de intendentes y presidentes comunales del interior. Sin embargo, Negri no abandona su pretensión, y Juez, naturalmente, tampoco, por lo que ayer estrecharon lo que podría denominarse “Pacto de Oliva”.

Fueron las estrellas de la opaca noche, pero no los únicos opositores que viajaron hasta Oliva. Estuvieron, también, Oscar Aguad, Carlos Vicente, los aristas Griselda Baldata y Omar Ruiz y la socialista Laura Sesma, además de legisladores nacionales y provinciales. El intendente local, Oscar Tamis (juecista ex radical), acompañó (y fogoneó) la manifestación.

La polémica

Antes, en realidad durante toda la mañana, se discutió sobre la conveniencia de realizar esa operación, que ya fue aprobada por la Legislatura en diciembre pasado.

Para los dirigentes opositores, se trata de un “negociado”, y cuestionan igualmente la construcción, con los recursos de la venta, del nuevo Centro Cívico en la ciudad de Córdoba. Tamis, precisamente, criticó que los fondos no se destinen a la ciudad de donde surgen y, además, que el gobierno haya decretado la emergencia en los hospitales simultáneamente que encara esta operación inmobiliaria.

El gobernador Juan Schiaretti, en tanto, dijo: “Quiero que quede claro que queremos que la venta de los inmuebles sea totalmente transparente, por eso cada inmueble que se comercialice debe tener el control de la Legislatura y se debe aplicar la subasta permanente”. A su vez, el ministro de Salud, Oscar González, consideró “una deshonestidad vincular el campo de soja con un hospital de Salud Mental”. Y el legislador oficialista José Scarlatto puntualizó que desde la oposición se busca confundir a la gente.

Números

De acuerdo con la información en que coincidieron tanto Scarlatto como Tamis, el presupuesto provincial para el hospital es de 22 millones de pesos, y la cooperadora aporta apenas 160 mil pesos, como producto de la explotación de las hectáreas de la polémica. Esto significa que el 0,73 por ciento de los fondos utilizados para sostener el hospital de Oliva surge del terreno que se venderá. Tamis dijo que la Agencia Córdoba Ambiente le cobra un canon a la cooperadora, por lo que la recaudación podría extenderse, según sus cálculos, a más de medio millón de pesos. De todos modos, es una cifra muy pequeña para el rendimiento que debería tener ese terreno, valuado, por otra parte, en unos 3,7 millones de dólares, otra vez de acuerdo con la calculadora del intendente de Oliva.

Comentá la nota