Los popes cegetistas sospechan de Oyarbide

En la central sindical creen que la investigación del juez federal por la mafia de los medicamentos es una campaña contra ellos.
El discurso era unificado: "Tiene que actuar la Justicia", repitieron todos los dirigentes consultados por este diario sobre la investigación por los medicamentos truchos a cargo del juez Norberto Oyarbide. Pero más allá de esa fórmula, varios sindicalistas dijeron sospechar de una avanzada contra ellos. "Se aprovecha esta circunstancia dramática y repudiable para ir contra el movimiento obrero, la dirigencia y el Gobierno, por carácter transitivo", analizó el abogado Héctor Recalde.

El asesor principal de Moyano cuestionó la "exposición mediática" de Oyarbide y sólo concedió: "El hijo de puta responsable de la adulteración de medicamentos tiene que ir en cana, y que se haga cargo". También dijo ver con suspicacia que la causa hubiese estallado a pocos días de la elección interna en la Asociación Bancaria.

José Luis Lingeri, jefe del sindicato de Obras Sanitarias y ex funcionario del área de salud durante el gobierno de Carlos Menem, abandonó el bajo perfil de los últimos días para recordar que ya no maneja la obra social de su gremio y repetir la fórmula: "La Justicia tendrá que dilucidar, si esto existe (por la mafia de los medicamentos), dónde están los culpables". Antes de salir del hotel, admitió haber conocido en su paso por la función pública a Néstor Lorenzo, el dueño de la droguería San Javier, y a Néstor Vázquez, señalado como el ideólogo del nexo entre obras sociales y proveedores, aunque negó una relación estrecha. "Todos esos amigos los tengo por portación de apellido", dijo.

Por su parte, Omar Viviani eligió criticar a la ex ministra de Salud, Graciela Ocaña: "Habría que preguntarle por qué no transitó antes los canales de televisión con la denuncia o por qué no les advirtió a las obras sociales que había droguerías sospechadas".

Comentá la nota