Poniendo la platita.

El Real Madrid acordó traspasar a Gabriel Heinze al Olympique de Marsella, pero el Gringo se niega a ir si no le mantienen el sueldo que gana en España, nada menos que 4, 2 millones de euros. Saladito.
Se cerró el acuerdo entre el Real Madrid y el Olympique de Marsella por el traspaso de Gabriel Heinze, que no será tenido en cuenta por Manuel Pellegrini. ¿El problema? El Gringo se niega a aceptar una rebaja en su sueldo de 4,2 millones de euros que percibe en la Casa Blanca, y el club francés no puede pagar semejante cifra, ni nada parecido.

El entrenador Didier Deschamps aseguró que el argentino es una prioridad y que lo quiere sí o sí en su equipo. Heinze no ve con malos ojos volver a Francia, donde ya vistió la camiseta del PSG. Allí ganó la Copa de Francia en 2004 y consiguió el subcampeonato de la Liga en la temporada 2003-2004. Pero si no aparece un poco más de plata, será difícil que el Gringo vuelva al fútbol francés.

Para dar una idea de lo complicada que es la negociación, el Marsella incorporó a Lucho González como su fichaje estrella por 17, 5 millones de moneda europea, y su sueldo (de los más altos) es de 2 millones de euros, ni siquiera la mitad de lo que pide el defensor.

Comentá la nota