Poniendo estaban los vecinos.

Los frentistas afectados a la repavimentación pagarán un porcentaje de la obra. Todavía no se determinó cuál será el monto. Hasta ahora no se había hablado del pago, pese a que se licitó a principios de año.
Los vecinos frentistas afectados a la recuperación de pavimentos y obras complementarias para 300 cuadras tendrán que pagar el asfalto nuevo. Así lo estableció el Departamento Ejecutivo, aunque todavía le resta determinar los valores que se fijarán, pero serían menores a lo que determina el costo real con el fin de reciclar dinero que permita financiar otras obras similares.

Esto en principio les fue comunicado a los concejales vecinalistas por el intendente, y quedó a resolver el valor que finalmente se le cobrará a los vecinos, mientras tanto los trabajos avanzan y los frentistas sienten que se les ha impuesto algo, ya que no ha existido una notificación previa y menos un registro de oposición.

La tarea que le compete al Ejecutivo con el bloque de concejales vecinalistas es determinar la letra de la ordenanza mediante la cual se le dará marco legal al cobro de la repavimentación, algo que no resultará sencillo por las diferentes características de la obra y fundamentalmente porque desde la oposición no hay señales positivas por el momento, aunque todavía no estaba hecha pública la decisión del Ejecutivo.

No sería extraño que el vecinalismo tuviera que aplicar su mayoría para dictaminar el cobro de la obra si no encuentra consenso en la oposición, aunque como los valores no serían los del costo real puede que exista algún tipo de acuerdo.

El Ejecutivo pone al cobro la obra, además, porque dice tener facultades para ello otorgadas por el gobierno nacional para utilizar esos fondos para más realizaciones de ese tipo, y se proyecta en principio un importante plan de cordón cuneta para la casi totalidad de la ciudad que no lo tiene, lo que permitiría ir ordenando distintos barrios y la nivelación de las calles de los mismos para normalizar el sistema de desagües pluviales.

Dentro de los puntos que contendrá la ordenanza de pago obligatorio estarán el costo y la financiación, que según se sostiene será realmente bajo y muy accesible para el primero de los casos y de plazos verdaderamente amplios para quienes lo requieran.

Se recuerda que vecinos de Colón del 700 al 1000 fueron a solicitar información al municipio sobre el cobro del pavimento y no se les supo responder, tanto en el Ejecutivo como por parte de concejales vecinalistas. Habían ido a plantear que ese sector forma parte del corredor de tránsito pesado, por lo cual no iban a pagar un pavimento que los camiones se encargan de deteriorar en mucho menos tiempo que en otras calles.

Incluso citaron que si se hubiera hecho de hormigón, estaban dispuestos a pagar por lo que sería un asfalto y la diferencia que la absorbiera el municipio. Esa situación se planteó en la reunión entre concejales y el intendente, y surgió la posibilidad de que las empresas que utilizan esas calles para sus transportes se hicieran cargo de la diferencia del costo, lo que se les plantearía desde el municipio.

El pago de la repavimentación también involucra a Claromecó y Orense, incluidas en el total de la obra, por lo cual en suma serán vecinos de 300 cuadras los que deberán sacar cuentas de algo que no muchos suponían que debían pagar, ya que nunca antes se habló de eso pese a que la licitación se efectuó a principios de año.

Comentá la nota