"No hay que ponerse a la derecha sino a la izquierda"

Separados: el jueves los concejales del FrePam votaron divididos, a raíz de un proyecto para avalar la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. Por un lado -a favor- lo hicieron Di Liscia y Alicia Iribarren. Por el otro -en contra- los radicales. El PJ logró meter una cuña.

El viceintendente Guillermo Di Liscia dijo ayer que "no hay que ponerse a la derecha sino a la izquierda", advirtiendo la posición del socialismo frente al escenario político-electoral de 2011. Lo hizo después de que se generara otra disidencia interna en el Frente Pampeano, en este caso en el Concejo Deliberante donde la posición frente a la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual dividió a los integrantes del bloque: Di Liscia y Alicia Iribarren (Partido del Frente) avalaron la iniciativa -junto con el bloque peronista- en tanto que los radicales la repudiaron.

En los días anteriores, Di Liscia hizo pública su disidencia con el intendente Francisco Torroba respecto de la decisión de recortar los adicionales. Y en las elecciones legislativas del 28 de junio el Partido del Frente acudió a las urnas por separado. ¿Es el inicio de una fractura? "No creo que esas diferencias sean una ruptura", contestó Di Liscia en el programa radial "Plan B Noticias" (FM Sonar 91.3).

Ataque democrático

Di Liscia dijo: "Como vienen las cosas, el tema planteado en realidad era nada más que para fijar una posición. Me parecía que no era necesario, pero insistió el justicialismo en tratar el tema: parece que les agarró una gran preocupación por la democracia en la radiodifusión; les agarró un ataque esta última semana... Pero bueno, no vino mal este debate para expresar algunas cosas. Los que estamos de acuerdo en una nueva ley más allá de algunas circunstancias negativas que se puedan dar con respecto a la marcha del Gobierno Nacional, creemos que hay un aporte concreto hacia una mejor ley. No es que coincida con todos los puntos que la Coalición por la Radiodifusión Democrática estableció en sus 21 puntos".

- ¿Cree que el PJ usó el tema para meter una cuña en el bloque del FrePam?

- Es probable. Pero el mismo partido que supuestamente apoya este avance en la democracia en el acceso a la información y la comunicación es el que tiene un manejo policíaco del Canal 3. Lo que no practican cuando tienen posibilidad de hacerlo en el orden local es lo que se dispone en el nivel nacional. Por eso llama la atención este ataque de democracia en los medios, cuando teniendo el monopolio estatal se han manejado peor que un operador privado, siendo que es un medio de comunicación del Estado, y que debería tener un consejo de programación, democrático, con acceso de todos los sectores sociales y políticos. Pero hay una selección evidente, netamente partidaria, de los intereses del gobierno de turno. No me parece verdadera la posición del justicialismo de adherir en una cosa y hacer otra, pero claramente.

- ¿Le sorprendió que los concejales radicales fundamentaran su posición contraria a la ley utilizando un documento que justamente hizo el socialismo?

- Sí, el Partido Socialista ha tenido una visión de apoyo crítico al proyecto. Pero lo que también queremos transmitir es que para crear un frente alternativo nacional no hay que ponerse a la derecha, sino a la izquierda. No vaya a ser que por hacer un frente opositor a Kirchner, cuando se genere la alternativa de una elección nacional, termine siendo una alternativa que no coincide con nuestros principios y nuestra trayectoria. Hay que marcar una línea y si para oponerse a Kirchner me tengo que aliar a Macri o De Narváez yo no lo voy a hacer. El socialismo ha marcado una línea que rescata aspectos positivos de la administración de Kirchner, aunque somos opositores. No es todo blanco o negro. Y acá se mueven grandes intereses y el radicalismo como todos los partidos está tensionado por los intereses de los grandes multimedios y eso está operando. No creo que se resienta la relación entre radicalismo y socialismo por el hecho de que en este caso tengamos una posición positiva y crítica y el radicalismo la condene en bloque.

- Esta diferencia ideológica respecto de una ley nacional no es la primera disidencia dentro del FrePam. En los últimos días hubo posiciones diferentes respecto del adicional de algunos trabajadores y en las legislativas de junio hubo un sector del FrePam que integró otra lista. ¿Hay una disidencia que en algún momento se va a tener que solucionar con una fractura?

- No lo veo así. En el caso de la elección y de esta ley, son políticas nacionales para lo cual no tenemos el mismo marco de alianzas. Se permiten disidencias. No creo que esas diferencias sean una ruptura. Respecto de los adicionales, es algo distinto: son enfoques respecto de una metodología para el mejor uso de los recursos municipales. Son estrategias diferentes. Pero de todas maneras no tenemos porqué oponernos a la estrategia del intendente, porque es una definición del Ejecutivo: opinamos, pero no es nuestra decisión.

La desconfianza sobre Cobos

- En el panorama que describe de la política nacional, ¿cree que Cobos está a la derecha o a la izquierda de Kirchner? -le preguntaron a Guillermo Di Liscia en "Plan B".

- Lo que pasa con Cobos es una contradicción: no se puede estar creando una alternativa superadora integrando el propio Gobierno. Es su principal defecto. No lo veo ni más a la derecha ni más a la izquierda del Gobierno. Es una cuestión de ser fiable o no. Una alternativa para la Argentina debe construirse sobre la base de definiciones ideológicas, marcos de alianza, pero también de ser fiables como persona, y no está ese atributo en este caso.

- El diputado nacional socialista Roy Cortina dijo que el papel del radicalismo frente a la ley "dio lástima": ¿coincide?

- No sé si dio lástima, pero me parece que en aras de expresar un rol opositor se equivoca el radicalismo al no distinguir aspectos que hacen a llevar la discusión a un mejor nivel. De dónde salimos y adónde llegamos, es una situación mejor. Se han equivocado.

Comentá la nota