Ponen crítico el RA-6 usando combustible de bajo enriquecimiento.

En el marco del proyecto de cambio de núcleo e incremento de potencia del reactor RA-6, el pasado 20 de enero esta instalación nuclear ubicada en el Centro Atómico Bariloche fue puesta en estado crítico con su nueva configuración, utilizando combustibles de silicio de uranio y de bajo enriquecimiento (menos del 20 por ciento). Estas características convierten al RA-6 en el primer reactor argentino que funciona con este tipo de combustible.
En el marco del proyecto de cambio de núcleo e incremento de potencia del reactor RA-6, el pasado 20 de enero esta instalación nuclear ubicada en el Centro Atómico Bariloche fue puesta en estado crítico con su nueva configuración, utilizando combustible de silicio de uranio y de bajo enriquecimiento (menos del 20 por ciento). Estas características convierten al RA-6 en el primer reactor argentino que funciona con este tipo de combustible.

Así, con esta nueva instancia en marcha y cumpliendo con lo establecido mediante acuerdos internacionales, la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) continúa respetando uno de sus compromisos más firmes: que en todas sus instalaciones se opere con uranio de bajo enriquecimiento, para contribuir a la no proliferación Nuclear.

El reactor RA 6 -una de las instalaciones de la Comisión Nacional de Energía Atómica destinada a investigación y docencia que funciona en el Centro Atómico Bariloche- fue puesto en marcha esta semana luego de un proceso que comenzó en noviembre del año pasado, que implicó un cambio de núcleo.

Desde entonces, la CNEA debió esperar la obtención de la licencia para la puesta en marcha. Se trata de una aprobación que emana de la Autoridad Regulatoria Nuclear (ARN) y que se obtuvo finalmente el 30 de diciembre del año pasado. Una vez otorgado este permiso, personal del RA-6, en conjunto con agentes de la Unidad de Ingeniería Nuclear del CAB y colaboradores del RA-0 (ubicado en la Universidad Nacional de Córdoba) y el RA-1 (instalado en el Centro Atómico Constituyentes), el 12 de enero pasado comenzaron con el proceso de carga de combustibles en el reactor instalado en Bariloche.

“Primero se colocaron 13 elementos, incluidos los 4 de control”, detalló el Ingeniero Carlos Fernández, Jefe del RA-6. “Esta etapa finalizó el miércoles 14 de enero con la carga del primer núcleo. A partir de entonces se continuó con la operación de aproximación a crítico. Ese objetivo se logró el martes 20 de enero a las 20.51, hora del Oeste”, agregó Fernández, quien también adelantó que actualmente “estamos trabajando para alcanzar la potencia de operación del reactor, que es de 1 Mw (megavatio)”.

Con la colocación de elementos de bajo enriquecimiento, Argentina -a través de la CNEA- materializa la tercera y última etapa de un programa internacional establecido con el Departamento de Energía de Estados Unidos, en el marco del Proyecto UBERA 6. Se trata del Reduced Enrichment for Research and Test Reactors, un acuerdo que fijó tres objetivos principales: en primera instancia, se llevó a cabo el traslado a Estados Unidos de los elementos combustibles gastados de alto enriquecimiento del Reactor RA-6. Esta acción se produjo a finales de 2007.

Luego, se realizó en Argentina (Planta E.C.R.I.) la fabricación de los nuevos elementos combustibles de bajo enriquecimiento. Y posteriormente, en mayo de 2008, los mismos fueron recepcionados en el Reactor RA-6. Finalmente, en este primer mes de 2009 comenzó la etapa final del compromiso al ponerse crítico el RA-6 con combustibles de silicio de uranio y bajo enriquecimiento.

De esta manera también se da cumplimiento a un propósito perseguido internacionalmente, que consiste en convertir los reactores de alto enriquecimiento (HEU) en reactores de bajo enriquecimiento (LEU). A éstos últimos se suma ahora el RA-6, instalado en San Carlos de Bariloche.

Comentá la nota