El PJ pone pocas bancas en juego por eso cree que reforzará sus bloques

El PJ pone pocas bancas en juego por eso cree que reforzará sus bloques
Hace 4 años, el peronismo tuvo una floja performance en las urnas y el radicalismo arrasó. En el Gobierno aseguran que podrán conseguir en junio algunos escaños extra para tener más poder en el recinto.
El resultado de las próximas elecciones será trascendente. Los ojos están puestos sobre qué resultado tendrá el gobierno de CelsoJaque, luego de meses difíciles en la gestión.Pero la oposición también tiene mucho en juego: en la Legislatura la UCR y Confe (como alianza) pone en juego más espacios que el oficialismo.

De todas maneras, en los análisis previos todos coinciden en que cualquiera sea el resultado nadie lograría tener mayoría en las cámaras y se mantendrá el equilibrio de fuerzas.

El justicialismo apuesta a "mejorar" la composición de la Legislatura a su favor.Pues creen que hoy nada le es favorable en la Casa de las Leyes. "Peor no podemos estar", aseguran. El cobismo piensa en otros términos."Lo que importa es el mensaje político, saber quién gana la elección", aseguran. Otro dato del escenario futuro puede ser que haya aún una polarización más marcada, con la posibilidad de que dejen de tener representación algunos partidos chicos.

Desde el 2005

La Legislatura se renueva por mitades. Es decir que de los 48 diputados, en junio se elegirán 24 y de los 38 senadores se elegirán 19. Aunque quien más costo político pone en juego es el Gobierno, en cuanto a los números quien más tiene que perder es la oposición.

Para entenderlo hay que remitirse al pasado.Este año se renuevan los diputados y senadores elegidos en el 2005.En ese momento gobernaba JulioCobos, quien tenía buena consideración pública y el radicalismo aún no se fracturaba. Por eso en octubre de ese año se dieron dos hechos: el PJ hizo una de las peores elecciones de su historia y la UCR una de las mejores, ganando en departamentos "peronistas" como Las Heras y Maipú.

Luego vino el quiebre de la UCR y también la fractura en los bloques legislativos. Con la nueva alianza, Confe y la UCR ponen en juego 11 diputados y 10 senadores, a los que debería sumarse el cargo en el Senado de Guillermo Amstutz, que se mantiene fiel a Cobos.

El PJ, en cambio, renovará 6 diputados (no se contabiliza la banca de la concertadora Gabriela Sánchez, quien reemplazó a Carlos Ciurca) y 4 senadores, sumando entre ellos a dos peronistas concertadores que hoy juegan para el PJ tradicional.

El PD también tiene mucho en juego, pues renueva la mayoría de los cargos de ambas cámaras: 3 de 5 bancas en el Senado y 4 de 6 en la Cámara de Diputados.

Por eso en eljusticialismo apuestan a mejorar la composición de la Legislatura. "Apostamos a ganar la elección.Pero además vamos a mejorar la composición. En el 2005 hicimos la peor elección y ahora estamos mejor posicionados", aseguró Jorge Tanús, presidente de la Cámara de Diputados. Según las cuentas que hacen en elPJ, no sacarán menos votos que en el 2005 y por eso creen que mejorarán la cantidad de legisladores.

En la oposición apuestan al análisis "cualitativo" más que a la cantidad de bancas. "Lo que importa es ganar la elección.Ese es el mensaje que se lee y el que quiere dar la gente al votar, es decir quién gana y quién pierde. Nosotros queremos ganar la elección, luego veremos qué cantidad de legisladores ingresan", opinó Andrés Marín, presidente del bloque de diputados cobistas.

Con la unión de los bloques, Confe y la UCR sumó poder y ahora apuestan a transformarlo en votos. Sin embargo, aún no está garantizada la convivencia posterior a la elección. Es decir que formen un solo bloque. En el Senado, la UCR "pura" renueva las siete bancas.

Según los análisis que hacen hoy las fuerzas mayoritarias, es posible que partidos chicos como el ARI y Fiscal pierdan representación legislativa por la polarización que se espera en las elecciones.

Gobernabilidad legislativa

En el Gobierno dicen estar aliviados por el adelantamiento de las elecciones. Es que, según su análisis, se acortarán los malos momentos que pasan en la Legislatura por cuestiones políticas.Y esperan que la convivencia mejore luego del 28 de junio, cualquiera sea el resultado.

"La situación está más complicada de lo que nos imaginábamos. Nos han rechazado todas las iniciativas del Gobierno por cuestiones políticas.Esperamos que después de las elecciones vuelva la racionalidad y el diálogo. El quiebre se dio desde que tratamos el Presupuesto, desde ese momento nos han rechazado todo", dijo Tanús.

En la vereda de enfrente también creen que las elecciones tienen que ser una bisagra. Pero en otro sentido. "Si el Gobierno pierde las elecciones no habrá grandes cambios numéricos en la composición de los bloques, pero sí esperamos que tengan un cambio de actitud y de estrategia de parte del Ejecutivo, que escuchen más", dijo Marín.

Comentá la nota