GM pone en marcha la planta y sigue negociando con Smata

La línea de producción de la planta fabril en Alvear de General Motors volverá a ponerse en marcha a partir de hoy, mientras que voceros de la compañía aseguraron ayer que continuarán dialogando con el gremio de Smata para llegar a un acuerdo que conforme a todas las partes.
Desde el sindicato reconocieron que, de no mediar ninguna sorpresa de último momento, ingresarán a la planta, ya que de las intensas negociaciones que se realizaron durante el fin de semana, habrían arrojado como resultado que quedarían sin efecto los 436 despidos.

El acuerdo que se habría logrado entre directivos de la compañía y dirigentes gremiales es reabrir la línea de producción, a partir de hoy a las 6 como estaba previsto cuando se decidió la parada técnica, y en los próximos días terminar de confeccionar una fórmula menos traumática que la que desató el conflicto.

Ambas partes admitieron que el camino que pretenden adoptar es similar, aunque con matices, al establecido por Mercedes Benz, que suspenderá personal durante un año, mediante licencias rotativas, y así evitar los despidos.

La compañía buscó ayer dar una clara señal al publicar una solicitada en la que dice que "en el ámbito de la conciliación llevada a cabo por el Ministerio de Trabajo de la provincia, GM continúa apostando al diálogo para encontrar una solución que nos permita retomar las actividades en un marco de entendimiento y saludable convivencia".

Allí también señaló que "los desafíos de la industria y del mercado nos obligan reducir el nivel de producción de nuestra planta. Sin embargo, GM mantiene su intención de seguir avanzando en la implamentación del proyecto (Viva) que nos permitirá fabricar un nuevo vehículo a finales de 2009".

En este sentido, desde la compañía indicaron que, a diferencia de lo que ocurre con otras empresas o incluso plantas de GM en el mundo, la inversión en este nuevo vehículo, por ser la primera fábrica en desarrollarlo, le otorgarán una demanda que la "blindará" de alguna manera de los fuertes recortes que sufre el sector. Destacaron que con el proyecto Viva le permitirá a la planta de Alvear mantener dos turnos de trabajo.

Por su parte, desde el sindicato señalaron que la decisión final de ingresar a la planta la tomarán hoy a las 5, una hora antes de que arranque a funcionar la línea de producción, en una asamblea que harán en la puerta de la fábrica. Pero como admitió uno de los más combativos delegados: "Si no hay ningún telegrama de último momento y se cumple la promesa de que entramos todos, no habrá ningún problema y seguiremos negociando a partir de las 14 en la sede de Trabajo provincial como estaba previsto".

Después de dos semanas de tensión, el ingreso de los trabajadores a la planta descomprimiría uno de los conflictos emblemáticos desde que se desató la ola de despidos en la provincia en el último mes y trazaría el camino alternativo al "telegrama fácil".

Comentá la nota