La CGT se pone firme para recomponer los sueldos

La CGT se pone firme para recomponer los sueldos
Formalmente el encuentro fue convocado para festejar con algunos días de demora el cumpleaños de Hugo Moyano. Pero en la práctica, el almuerzo que compartirán el miércoles los principales referentes de la CGT tendrá un propósito más profundo: intentar neutralizar el discurso empresario que alienta la alternativa de un congelamiento de salarios como la salida más viable para sortear los efectos de la crisis sobre el mercado laboral.
La idea de Moyano y la primera línea de la central obrera es aprovechar la reunión para cerrar filas con el resto de la dirigencia de manera de reforzar su reclamo por la estabilidad laboral y la recuperación del poder adquisitivo de los salarios. En ese sentido, voceros cercanos al camionero mencionaron que se trabaja en un pronunciamiento de la entidad, que hará un llamado a la “responsabilidad” del sector empresario para sostener la producción, el empleo y los salarios, especialmente en aquellos sectores que obtuvieron mayor rentabilidad en los últimos cinco años.

El jefe de la CGT decidió apurar la convocatoria a la cúpula de la central después de la preocupación que generó en buena parte de la dirigencia gremial la determinación del Gobierno de propiciar un congelamiento en los sueldos como remedio para evitar los despidos en la metalúrgica Paraná Metal. Quiere que el encuentro sirva para reforzar la posición de los gremios en favor de no aceptar la imposición de techos para los aumentos en las próximas paritarias que arrancan en marzo, sobre todo tras los últimos aumentos de las tarifas de servicios públicos y transporte autorizadas por el Gobierno. “Acá nadie puede venir a pedirle al trabajador que suspenda sus pedidos de aumentos cuando en el primer mes del año subió todo y nadie puede asegurar que pasará de acá a marzo”, advierten cerca de Moyano.

Si bien la posición formal de la central es evitar condicionamientos sobre la discusión de los aumentos, en voz baja varios dirigentes argumentan que el piso para la recomposición de este año debería ubicarse el torno al 18% que el Gobierno prometió como suba para los jubilados.

Semanas atrás, al cuestionar abiertamente el dibujo del Indec sobre la inflación, el propio Moyano anticipó que los gremios se iban a basar en “el Indec de las amas de casa, de los supermercados” para plantear sus reclamos salariales.

Comentá la nota