Ponce, uno de los grandes perdedores de la elección

Ponce, uno de los grandes perdedores de la elección

San Luis Somos Todos se quedó con la intendencia de La Calera, pero en el resto de la provincia los resultados fueron negativos. ¿Podrá revertir en las Municipales del 12 de noviembre?

El partido San Luis Somos Todos, que conduce el intendente Enrique Ponce, tuvo una pobre performance en las elecciones de este domingo. El espacio no participó de las categorías nacionales, aunque sí en algunas provinciales y municipales.

Sólo en La Calera el candidato de ese espacio, Walter Fernando Sosa, obtuvo un triunfo. En el resto, no consiguió siquiera representación legislativa provincial ni municipal.

Los comicios de este domingo quedaron polarizados entre el Frente Unidad Justicialista y la alianza Avanzar y Cambiemos por San Luis. Hasta poco antes del cierre del plazo para la inscripción de los frentes electorales, el propio Ponce había coqueteado con ambos espacios para formalizar una unión que nunca se concretó.

En cambio, el intendente de San Luis resolvió presentar su propio partido en el desafío provincial. Y el resultado fue negativo.

En el departamento Juan Martín de Pueyrredón, por ejemplo, se renovaban las 10 bancas de Diputados. Hace 4 años, los escanios se dividieron entre tres espacios: Compromiso Federal, Frente Cívico y Social (hoy Cambiemos) y el Frente para la Victoria. Esta vez, los cargos se distribuyeron en solo dos fuerzas.

SLST, cuya lista era encabezada por Sebastián Páez Segalá, solo consiguió 3.559 votos. El resultado no le alcanzó siquiera para que uno de ellos fuera electo: llegó al 2,67% de los sufragios válidos. El justicialismo logró 69.396 votos y Avanzar y Cambiemos, 59.813.

También en la categoría Diputados, pero por el departamento Junín, el “poncismo” quedó lejos de obtener una banca: la nómina que llevaba al socialista Mariano Stinga apenas logró 1.965, a una enorme distancia de Avanzar y Cambiemos (9.322) y del FUJ (8.553), quienes se quedaron con los tres lugares (el primero con 2 y el segundo con 1).

En ese departamento, SLST también apuntó a Concejales de Villa de Merlo, donde el resultado no fue mejor: quedó tercero (1.657 votos), lejos de AyC (6.083, se alzó con 3 bancas) y FUJ (4.234, se quedó con dos lugares).

Semejante performance obtuvieron los candidatos en el departamento Pringles, que se ubicaron en tercer lugar, sin posibilidades de pelear una de las tres bancas de Diputados que se pusieron en juego.

Ponce también impulsó las candidaturas de SLST a intendente de Juana Koslay y Potrero de los Funes; aunque luego pretendió bajarlas para favorecer a los candidatos del Macrismo; maniobra que fue desestimada por la Justicia Electoral.

Viviana Martínez, que defendió en la justicia su candidatura, sólo obtuvo 130 votos, casi mil menos que Daniel Orlando (reelecto intendente de Potrero), en una localidad donde votan 1.800 personas.

La actuación de José Alberto Dorigutti fue aún peor: llegó a los 294 votos, casi 4.500 menos que el ganador (Jorge Videla, de FUJ), en Juana Koslay, donde sufragan poco más de 10 mil ciudadanos.

De las cuatro Senadurías en disputa, SLST se presentó en dos, con bajísimos resultados: en Ayacucho, Manuel Antonio Brito llegó a los 1.434 votos. El ganador fue el oficialista Víctor Hugo Alcaráz con 7.386.

En Pedernera, Martín Alejandro Gervilla Ward solo consiguió que 582 de los 80 mil electores que votaron lo tuvieran entre sus preferencias.

Con estos resultados, comienza a jugarse otro partido: el 12 de noviembre se renovarán 7 concejales en la ciudad. Ponce, que nunca tuvo mayoría en el Legislativo, se enfrentará a un panorama difícil: dos de los ediles que terminan su mandato son del “oficialismo municipal”.

Uno de ellos es Germán Ponce, hijo del intendente, que buscará su reelección (encabeza la lista); el otro es José Luis Dopazo, que durante los cuatro años tuvo tanto períodos de acuerdo como de desacuerdo con el jefe municipal.

¿Podrá Ponce, en tres semanas, revertir la pobre imagen que dejó San Luis Somos Todos en estas elecciones?

Comentá la nota