Pompeya: vecinos reclaman por la culminación del entubado de desagüe

Minimizar el riesgo hídrico para unas 200 familias fue el objetivo planteado en marzo de este año, en el marco de una obra de rápida ejecución. Los trabajos se ampliaron para abarcar a más vecinos pero demandan más tiempo.
El 5 de marzo pasado, en la esquina que conforman avenida Peñaloza y Pavón, el intendente Mario Barletta anunció a los medios y a los vecinos de la zona la ejecución de la primera intervención localizada: el entubado de 140 metros de desagües -100 por calle Pavón y 40 por Roque Sáenz Peña hacia el norte- para minimizar las consecuencias que padecen los vecinos cada vez que llueve. Ese mismo día, la empresa contratada por la Municipalidad para llevar adelante la obra, descripta por el intendente como “de rápida ejecución”, ya se encontraba trabajando.

A fines de abril, varios fueron los llamados recibidos a esta redacción por parte de residentes del barrio, reclamando que el entubado no estaba concluido y los días de lluvia continuaban siendo caóticos. “Con la obra, las zanjas se taparon de tierra y el agua no tiene salida por ningún lado. Además de eso, los trabajos están paralizados y no se terminan”, decía Inés, una vecina que en la recorrida realizada por El Litoral, estaba sacando el agua de la zanja hacia la calle, con un balde. Y agregaba: “Esto lo tengo que hacer todos los días y varias veces porque, caso contrario, el agua servida entra a la cocina de mi casa”.

En aquel momento la Municipalidad se había hecho cargo del trabajo, aparentemente por un problema con la empresa contratista, y personal municipal se encontraba construyendo las cámaras de ingreso que, terminado el entubado, permitirían el acceso para limpiar y/o desobstruir la cañería. “En total son cuatro: dos están en plena construcción y las otras dos aún faltan hacer”, decía en abril uno de los empleados. Además de las cámaras de registro, por entonces también restaba entubar los 40 metros por Roque Sáenz Peña.

La obra, hoy

Consultado por El Litoral, el secretario de Obras Públicas de la Municipalidad, Roberto Porta, mencionó que a pedido de los moradores de Pompeya, la obra se amplió y dividió en tres etapas. De ellas, explicó que sólo se concretó la primera y aún restan las otras dos, para las cuales se necesita una retroexcavadora de gran porte, que no dispone la Municipalidad.

“El 5 de diciembre se va a llamar a licitación para adquirir la máquina. Los caños ya están, pero para poder continuar, falta la retroexcavadora”, dijo el funcionario. Y agregó: “Una vez que la tengamos, calculamos que se necesitarán 60 días más para terminar la 2a. y 3a. etapa de la realización, dentro de las cuales están los 40 metros de Roque Sáenz Peña”.

Los vecinos

Marcelo vive sobre Pavón y fue uno de los vecinos que se puso muy contento cuando se enteró de la obra. Consultado, manifestó sentirse desilusionado porque con ella “lo único que se logró hasta el momento, fue empeorar la calle”. “La cañería sobre Pavón ya está, pero como todavía no se hizo por Roque Sáenz Peña, no tiene sentido. De la obra, lo único que nos quedó fue la calle destruida, porque ni siquiera la arreglaron”, señaló el hombre. Y agregó: “Lo más terrible es cuando llueve, porque ni siquiera se puede salir con el auto”.

Fátima y Luciano, un matrimonio que vive en Pompeya hace 16 años, remarcaron que el barrio no se veía beneficiado con obras hacía años y ahora que lo es, “demoran un montón en terminarlas”. En tal sentido, pidieron a la Municipalidad que concluya el entubado, así como otros trabajos que se iniciaron en gestiones anteriores y quedaron inconclusos.

Comentá la nota