"Polos de diversión nocturna surgieron violando normas"

Entidades vecinales reflejaron su preocupación por la proliferación de actividades nocturnas.
Las Asociaciones Vecinales de Plaza Mitre, del Barrio Lomas de Stella Maris, del Barrio Playa Grande y el Centro Comerciantes calle Güemes reflejaron su profunda preocupación existente en estos sectores de la comunidad, respecto al marco y desenvolvimiento de las actividades de esparcimiento nocturno en Mar del Plata.

Mediante un comunicado, estas asociaciones, en permanente y estrecho contacto, desearon hacer conocer a la comunidad y a la administración del Municipio del Partido de General Pueyrredón, que "no puede negarse hoy la conflictividad resultante a partir del funcionamiento de polos de diversión nocturna que se han desarrollado en base a la violación sistemática de las normativas regulatorias".

"La conflictividad se traduce en una tensión social reconocida por Autoridades de la Administración, por lo que estaremos atentos a su actitud y compromiso frente al tema", manifestaron.

"Y se acentúa el cuadro, ya que a pesar de los reiterados llamados a la cordura y responsabilidad, hay comerciantes que cometen infracciones de gravedad extrema y exhiben una clara resistencia al cumplimiento de las normas vigentes, con lo que ponen en riesgo de vida a asistentes, transeúntes y linderos, y genera profundos conflictos en la comunidad marplatense", añadieron.

Para estas entidades vecinales que el municipio ceda "ante estos caprichosos e interesados pedidos de inmunidad o exención de obligaciones, crearía un antecedente peligroso no solo para nuestros barrios, ya degradados por estas circunstancias, sino que cualquier barrio de la ciudad estaría en riesgo de ser perjudicado".

En tal sentido, criticaron también la postura de la Justicia Correccional, "la cual convalida al infractor dando lugar a sus innumerables y reiteradas apelaciones, administrando a través de amparos un esquema particularmente riesgoso sin tener en cuenta los aspectos de seguridad individual y pública, olvidando, además, por completo, los derechos ambientales, patrimoniales y de seguridad de los ciudadanos que residen en las zonas afectadas. Como efecto práctico, solo se consigue que este conflicto se prolongue en el tiempo", esgrimieron.

Por último, expresaron que "solo conocemos un camino para descomprimir la tensión, eliminar la ansiedad común y asegurar a futuro los derechos de los ciudadanos: el respeto a la Ley, su plena vigencia e imperio. Ninguna Sociedad moderna y civilizada puede desarrollarse fuera de ella", concluyeron.

Comentá la nota