POLO DE BIOCOMBUSTIBLES Herramientas financieras para la planta de bioetanol

Una inversión de dos millones de dólares está prevista para financiar una planta de biodiesel en Junín, en el marco de un proyecto destinado a crear un polo de biocombustibles con incidencia en la región del COPRONOBA.
Las plantas productoras se instalarán en nuestra ciudad y en Chacabuco, donde está prevista la producción de bioetanol, según quedó establecido durante una reunión realizada en el vecino distrito, a la que asistió el presidente de la Fundación INNOVA T, Roberto Márquez, y de la que participó el director de Producción de la Municipalidad de Junín, Oscar Palma.

“Las inversiones y los créditos estarán destinados a una planta de bioetanol (nafta ecológica) en Chacabuco, y en Junín se construirá una planta piloto de biodiesel (gasoil ecológico) y el laboratorio de certificación de calidad” señaló Palma a La Verdad.

Explicó que el proyecto –que ya lleva alrededor de dos años y es de origen nacional- está aprobado y mencionó que en los próximos días “debemos presentar las herramientas financieras en la Agencia de Promoción dependiente del Ministerio de Ciencia y Tecnología de la Nación, lo que ya estamos analizando”.

Se trata de una iniciativa de orden nacional y el financiamiento corre por cuenta de la Municipalidad. En cuanto a materia prima, “la idea es trabajar sobre lo que es la colza, un cereal que favorece al proyecto y que ya hay productores que están sembrando, aunque no en grandes superficies”.

En el 2010 tiene que haber obligatoriamente por ley un corte del 5 por ciento de lo que es el combustible con biodiesel. Teniendo en cuenta el consumo de gasoil que hay en Junín, sembrando alrededor de tres mil hectáreas de colza estaría cubierto para producir el 5 por ciento de biodiesel.

Tanto la planta como el laboratorio para certificar calidad de los biocombustibles, se tiene previsto instalarlas en el Parque Industrial, ya que no son producciones contaminantes.

El proceso está destinado a incentivan el desarrollo de combustibles sustitutos, contexto que favorece a la Argentina en el desarrollo de

biodiesel por su condición de productora de oleaginosas. Las expectativas se centran en varios cereales. En Junín es la colza. Pero también pueden ser alternativas como base de materia prima para el biodiesel la soja y tártago, además de maíz, entre otros.

Palma destacó que, presentado el proyecto de financiamiento ante la Agencia de Promoción del Ministerio de Ciencia y Tecnología de la Nación, si es aprobado –“que creo no habrá dificultades para que sea así”- se pone en marcha la construcción.

Comentá la nota