Los políticos opinan sobre la situación económica y social de la Provincia

NUEVA RIOJA consultó a los principales referentes de la política riojana sobre los hechos más importantes del año 2008. La Reforma constitucional, la política salarial del Gobierno provincial, la pobreza en la Provincia, la inseguridad y la crisis internacional de cara al año 2009 fueron los temas sobre los cuales se consultó a los dirigentes políticos.
Angel Maza, gobernó la Provincia durante tres mandatos consecutivos, hasta que fue destituido en marzo del año 2007. En el 2008 reapareció en la escena pública y fue muy crítico de la gestión de Luis Beder Herrera.

Teniendo presente que fue efectuada en el marco de la indiferencia y el desconocimiento de la mayor parte de la sociedad riojana, y más allá de algunas imprecisiones técnicas, la última Reforma Constitucional pareciera ir en el buen sentido en relación a que posibilitará, si es adecuadamente reglamentada, la presencia de las voces de la diversidad política en el parlamento provincial y en los Concejos Deliberantes. De todas maneras, creo que la Reforma política que habíamos acordado con la mayor parte de los partidos reconocidos era más equitativa y equilibrada, al asegurar la representación a nivel regional.

La política salarial de la Provincia durante este año estuvo signada por la pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores del sector público y no pasó desapercibida para nadie, y si bien hubo aumentos nominales, no reales, fue inequitativo por qué se profundizaron diferencias. El sistema de recategorizaciones que plantea la Función Ejecutiva es discrecional y no prevé ningún mecanismo de mérito o evaluación del desempeño, que permita estimular a los agentes públicos que demuestren una mejor actitud frente a su responsabilidad laboral. El manejo administrativo de las finanzas ha marcado un retroceso enorme respecto a años anteriores, donde no se respeta el presupuesto, se trabaja con nula previsibilidad, de una manera arbitraria, y esto puede traer consecuencias no queridas en el equilibrio financiero que tanto nos costó conseguir. No utilizar el presupuesto como una herramienta política ordenadora del gasto, demuestra una gran debilidad institucional y una incapacidad importante para cumplir con sus funciones básicas del Estado.

La pobreza tiene que ver no con las condiciones de vida sino con el ingreso de las personas, por lo tanto debemos generar nuevas actividades económicas que permitan una expansión de la economía, pero para ello hace falta generar un marco atractivo para que estas se realicen, seguridad jurídica y un respeto a las reglas de juego de las distintas actividades. Esto se hace difícil cuando se miente desde el poder político, no son transparentes todas las decisiones del Estado y cuando se genera temor en vez de confianza. También es muy importante conservar y cuidar la competitividad de las actividades ya radicadas en las Provincias, llámese industrias o emprendimientos agropecuarios, preservando los derechos y las condiciones que estas actividades tenían. Y por último, mejorar el ingreso de la Provincia por coparticipación y otros acuerdos complementarios, que ya se consiguió, pero va a ser dilapidado por una ineficiente administración de los recursos y porque muchas áreas del Gobierno provincial están prácticamente paralizadas.

El problema de la inseguridad es complejo, tiene que ver con condiciones sociales, que se tienen que resolver combatiendo a la pobreza como mencioné anteriormente, mejorando las leyes y en especial su aplicación, que es un punto central en la administración de Justicia. Pero también no generando desde el poder político decisiones contradictorias en la fuerza policial.

Particularmente generando un clima de confianza, de unidad de objetivos, de proyectos provinciales direccionados, con un fuerte contenido técnico, viables, por aquello de que cuando hay una crisis hay una oportunidad. Pero si no se genera expectativas desde la conducción administrativa de la Provincia de que con esfuerzo podríamos estar mejor todos, y si en vez de generar confianza generamos temor en nuestra sociedad va a ser muy difícil tener esperanzas.

Muchos me preguntan qué se puede hacer para cambiar esta situación, yo les contesto que en un año electoral, tenemos una gran oportunidad a través del voto en la Nación y en la Provincia, elegir nuestros destinos.

Guillermo Galván es el presidente del Comité Capital de la Unión Cívica Radical. Este año volvió al centenario partido y obtuvo un amplio triunfo en la interna radical realizada en agosto pasado.

La Reforma incorpora temas importantes como el mecanismo de selección de jueces inferiores, por medio del Consejo de la Magistratura y la remoción de los mismos mediante el Juri de Enjuiciamiento. Hubiese sido importante incorporar menos representantes del poder político para darle más independencia. Es significativo el hecho de reconocer la representación de las minorías en la Constitución Provincial, pero esto se va a desvirtuar si el partido de Gobierno no elimina los partidos satélites que lo componen, ya que resultará muy difícil para cualquier partido opositor al Gobierno competir en igualdad de condiciones, ya que el aparato del Estado talla en favor de esos sublemitas encubiertos del Gobierno.

El Gobierno no tiene política salarial ya que lo único que concedió al empleado público es la ‘quincenita’, que es un aumento en negro del magro salario estatal, no se incorpora al básico, no sirve para la antigüedad, ni para jubilarse. En un Estado donde no todos los trabajadores prestan servicios efectivos hay que tener políticas selectivas de aumento del salario. Sector que trabaja y cumple objetivos, sector que se le aumenta el sueldo. No se puede premiar con los aumentos a los ñoquis en igualdad de condiciones con los que trabajan todos los días. Hay que priorizar y jerarquizar los salarios de los docentes, al sector de la Salud, la Policía y la Justicia. El Gobierno provincial deberá definir para el 2009 una verdadera política salarial, para que la gente en La Rioja tenga ingresos no de supervivencia, como los actuales, sino de dignidad. Hoy la gente con suerte llega al día 20 de cada mes con los ingresos que percibe.

La pobreza en la Provincia se resuelve con una verdadera política de Estado pensada a 20 años por lo menos, y entre todos los sectores, productivos, Parque Industrial, Estado, contratistas, comerciantes, universidades y partidos políticos. Hay que cambiar la cultura de la prevenda y el facilismo por la cultura del trabajo y del esfuerzo. Cómo se entiende que una provincia con un 75 por ciento de pobres no eduque a su gente para que trabajen en las cosechas en las épocas de estación, y que tengan que venir 7.000 obreros de otras provincias y países a hacer esa tarea que deja un promedio de 1500 pesos por mes a cada cosechero. Hay que pensar en una Ley de Promoción Industrial, que se extienda a varias regiones del interior de la Provincia que se está quedando sin gente año a año. Hay que reorientar la obra pública, redistribuirla en pequeñas obras en toda La Rioja, administrada con cooperativas y sacarla de un puñado de empresas que la monopolizan hoy en día. La Rioja en 2009 recibirá unos 700 millones para obras, es mucho dinero que utilizado eficazmente llegará a mucha gente. El otro tema central para luchar contra la pobreza es la educación.

Hay que pensar en una política integral para la inseguridad, que en La Rioja tiene un origen de orden económico y de contención familiar muy grande. No se soluciona la inseguridad sólo comprando 25 patrulleros nuevos o nombrando 100 policías más. Tenemos que hacer trabajar juntas a la Policía y la Justicia. Hoy con la legislación vigente se puede prevenir y detener la ola delictual. Pero se necesita una decisión política fuerte, que toque intereses poderosos como los que venden la droga. Políticas de inclusión social que brinden mejor calidad de vida a esas familias indigentes, de donde provienen la mayoría de los delincuentes.

El Gobierno tiene un desafío fuerte por delante, al depender en un 90 por ciento del Gobierno nacional, estará atado a la recaudación y a los ingresos de este. Sólo entre octubre y noviembre de 2008 La Rioja recibió 30 millones menos de coparticipación federal de impuestos. Si a esto se le agrega el dinero que perdimos de recibir por el traspaso de 100.000 millones de las AFJP al ANSES, de los cuales el 15 por ciento le corresponde a todas las provincias del país, nos da que perdimos casi 400 millones de pe las críticas del sector a la Reforma política, a la política salarial del Gobierno y acompañó a los ambientalistas en la lucha anti minera.

Es más de lo mismo. Las consultas fueron formales, pero la resolución se hizo en base a las necesidades del Gobierno y se aplicará de acuerdo a la conveniencia de mantener el poder. Sigue una democracia formal, con una Cámara de Diputados desigual, en donde no están representadas las fuerzas políticas de la Provincia sino un control a través de diputados que no representan un mismo caudal electoral. El diputado de Sanagasta representa 800 votos y el de Capital 40.000, pero en la Cámara se los pone como iguales. Por eso consideramos anti democrático este sistema y abogamos por una representación por distrito único. Pero ahora se eliminarán los partidos departamentales, porque necesitarán más de 8.000 votos para poder ingresar un diputado o un concejal. Obligándolos a buscar alianzas con otros sectores, sin importar sus posicionamientos políticos. Se daría en concreto que un partido político puede ganar un Departamento como Sanagasta o Independencia pero no podrán asumir ni ejercer los cargos si la suma con el resto de la Provincia no supera los 8.000 votos. Por eso vemos que ahora se impide con mayor despotismo a las minorías.

No tiene una política que resuelva los problemas salariales de los trabajadores. Sigue manteniendo el salario bajo los niveles de miseria. Los gremios más combativos fueron los únicos que consiguieron mejorar sus salarios. El grueso de la administración sigue con un cobro que no supera los 1.250 pesos de bolsillo, mientras la canasta familiar ya ronda los 3.000 pesos.

El Estado debe tomar en sus manos áreas productivas para terminar con la dependencia y no subsidiar a los privados para que hagan el desarrollo. Está claramente demostrado que el Parque Industrial sólo existirá si hay subsidios, pero estos sólo benefician a los empresarios y no a la explotada mano de obra. En las épocas de bonanza hay ritmos de producción que destruyen físicamente a los obreros y en las vacas flacas suspensiones y despidos.

Generando empleos genuinos y expectativa de futuro a los jóvenes. La historia demostró que cuando había empleo el nivel de delincuencia era insignificante. La política de Carlos Menem de destrucción de las empresas públicas nos ha llevado a esta situación de empobrecimiento y marginalidad.

Se deberá fomentar cubrir el mercado interno sobre la base de mejorar los salarios y el empleo. De otra manera, subsidiaremos a los grandes imperios que se llevarán nuestras mercaderías por nada. Justamente el mecanismo que tienen ellos para salir de sus crisis es trasladárnosla a nosotros a través de la caída de los precios internacionales. Por eso creo que es una medida acertada la de los países petroleros de reducir la exportación de crudo para que los precios se recuperen. Si la producción de alimentos de nuestro país se destina al mercado interno, también su precio internacional subirá y mejorarán las condiciones para exportar luego.

Comentá la nota