Políticos frenaron un desalojo en Centenario

No se realizó por la presencia de menores y la presión de ex funcionarios y desocupados.

El episodio ocurrió cerca del mediodía en una casa del barrio ANOC, ubicada en las inmediaciones de las calles Cuba y Nicolás Guillén.

Centenario > La Policía desistió ayer de desalojar de su vivienda a una familia que obtuvo la mediación de concejales del Movimiento Popular Neuquino y el apoyo de ex funcionarios y referentes de los grupos de desocupados.

El episodio ocurrió cerca del mediodía en una casa del barrio ANOC, ubicada en las inmediaciones de las calles Cuba y Nicolás Guillén, luego de una orden del Juzgado de Instrucción Nº1, por supuesta usurpación de una propiedad.

La polémica se activó cuando familiares de Paola Marín –quien aseguró ser la adjudicataria original de la vivienda en cuestión- aseguraron que el nuevo propietario que pidió el desalojo, es el ex intendente de Barrancas, Ricardo Funes.

Según aseguró Marín a este diario, hermana de la persona que ayer se encontraba dentro de la vivienda, "hace dos años Funes usurpó la casa, con Natalia Peralta, su mujer. Estas personas se retiraron hace seis meses y ahora la quieren sacar a mi familia, que somos los que tenemos la adjudicación de la casas, porque tenemos todos los comprobantes".

La familiar aseguró que su hermana tiene el certificado de adjudicación de la vivienda, firmado por el Instituto Provincial de Vivienda y Urbanismo (IPVU) con fecha al 17 de junio.

Trascendencia política

Al parecer, según dejó entrever la familia, el ex jefe comunal de Barrancas habría movilizado sus "contactos políticos" para readjudicarse una vivienda al estar deshabitada durante un tiempo. No obstante, las versiones eran muy confusas.

El conflicto tomó mayor trascendencia, cuando en apoyo a la familia Marín llegaron decenas de militantes del MPN, entre los que se encontraban el ex intendente Adrián Cerda, y el líder de los desocupados, Héctor "Zapallito" Molina, entre otros.

Los concejales del partido provincial, Vicente Consoli, David Silva y María Menquinez, ingresaron a la vivienda como mediadores para hablar con la familia, y con la Policía, para que desistan de la medida debido a la presencia de menores.

Los manifestantes en apoyo comenzaron a encender neumáticos en las afueras de la vivienda, y cada vez llegaron más personas cargadas en camionetas. A esa altura, la Policía no pudo aplicar la medida judicial y se vio obligada a suspenderla debido a que en la casa había menores de edad.

Comentá la nota