Políticas contra el trabajo infantil y en negro

Desde ayer sesiona en Tucumán el Consejo Federal del Trabajo, que reúne a los secretarios y ministros de todo el país. Desde Buenos Aires llegó Noemí Rial, segunda de Carlos Tomada.

Mientras el descontento de los profesionales de la salud autoconvocados se sentía con fuerza en la plaza Independencia, en el Salón Blanco de la Casa de Gobierno estaba todo listo para el inicio de las deliberaciones del Consejo Federal de Trabajo. El CFT depende del Ministerio de Trabajo de la Nación y está integrado por las administraciones del trabajo de cada una de las provincias y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Desde Buenos Aires llegó Noemí Rial, secretaria de Trabajo de la Nación y en los papeles segunda del ministro Carlos Tomada.

Al menos ninguno de los participantes podría decir que, dada la naturaleza de sus responsabilidades políticas, no está acostumbrado a las bombas de estruendo o las duras proclamas que suelen lanzarse en las manifestaciones callejeras. El ministro de Gobierno y Justicia, Edmundo Jiménez, se hacía el desentendido mientras cada uno de los participantes comenzaba a ocupar su lugar en la mesa.

Después del encuentro Rial, una abogada recibida en la UBA y especialista en temas laborales, destacó que desde el Consejo Federal se buscan articular políticas de Estado para beneficio de los trabajadores.

La Secretaria admitió que la desocupación creció en el país, entre noviembre y marzo, del 7,9 al 8,8 por ciento. "Ahora nos encontramos en una meseta", reseñó al tiempo que destacó que comienzan a notarse síntomas de reactivación en algunos sectores.

También elogió la política del Gobierno Nacional frente a la crisis. "Teníamos dos caminos ante la crisis internacional, o aumentábamos los subsidios de desempleo permitiendo de esta manera que se produzcan despidos masivos como en otros países, o apostar fuertemente, mediante una inversión estatal al mantenimiento de los puestos de trabajo", explicó. Hay que destacar que actualmente el Estado aporta 600 pesos mensuales para pagar los sueldos de 130.000 empleados, que estuvieron a punto de quedar en la calle. De una u otra manera, las arcas del Estado iban a terminar auxiliando a lo trabajadores, y la decisión fue mantener a las fuentes de trabajo.

En cuanto al trabajo infantil, otros de los flagelos que afecta a todo el país, aunque se siente de manera especial en el NOA y NEA del país, la funcionaria adelantó que hay alrededor de 600 mil chicos que deben trabajar para ayudar a sus familias y los mayores porcentajes son del sector agrario y en los denominados "golondrinas".

"Estamos llevando a cabo un programa especial que se implementa conjuntamente con el Ministerio de Educación otorgando becas a los niños y brindándoles a los padres un programa especial de capacitación con un subsidio para generar y conseguir trabajo", explicó.

"El comportamiento empresario es horrible"

La conflictividad laboral se incremento año tras año en la Argentina. Pero no sólo los problemas planteados se centran en la relación patrón-empleado, sino también con el Estado y los propios sindicatos. Para analizar los progresos, retrocesos y posibles salidas, en Tucumán se realiza el XVI Congreso Nacional del Trabajo, bajo el lema "El derecho laboral, su contribución para la construcción de una sociedad democrática".

Para la Directora del Instituto del Derecho del Trabajo del Colegio de Abogados de Tucumán, Luisa Graciela Contino, la tan mencionada industria del juicio no existe.

"Lo que existe en rigor es el incumplimiento de los empleadores que son quienes generan los conflictos. En Tucumán existe un elevado número de trabajo no registrado, como también fraudes en las contrataciones a través de diferentes figuras tales como las tercerizaciones, la Unión Transitoria de Empresas (UTE) o los fideicomisos", explicó.

Miryam Nicolasi, licenciada en Relaciones Laborales y docente en la Universidad Nacional de Lomas de Zamora, el conflicto se plantea desde el nivel colectivo, dado que el trabajador trabaja por necesidad ante el elevado nivel de desempleo, situación que lo lleva a aceptar someterse a las prácticas desleales de la patronal, que a su vez buscan las manera de evitar la sindicalización. "La variable de ajuste siempre es el trabajador", opinó.

Para Mónica Maria Jensen, abogada laboralista, el conflicto laboral también se presenta en la propia sindicalización. "Tenemos frecuentes peleas entre los gremios por su nivel de representatividad y la personaría gremial y en consecuencia el que termina siendo rehén de esta situación es el trabajador", expresó.

Rodolfo Capón Filas es decano de Derecho de la universidad de Kennedy y fue contundente con su punto de vista al señalar que el comportamiento de los empresarios y los sindicatos "es horrible".

"Esto es un debate ideológico y no técnico. Estamos llenos de habitantes, pero nos falta ciudadanos, no tenemos conciencia que tenemos que democratizar. Debemos hacer el planteo de que dentro de los Derechos Humanos todo, y fuera nada. Hay que dar un salto cualitativo como habitantes ciudadanos", dijo.

Blanqueo y la nueva Ley de Riesgos de Trabajo

La Secretaria de Trabajo de la Nación, Noemí Rial, habló respecto del trabajo en negro, que todavía ostenta altos índices en todo el país. Explicó que una de las maneras de combatirlo fue "la prórroga de la ley del blanqueo de trabajadores hasta fin de año que le permitirá a los contribuyentes acogerse a la moratoria siendo una herramienta excelente para sacarse la mochila de la deuda, dándole al trabajador la ciudadanía laboral a la que tiene derecho". En materia de cifras, la Secretaria de Trabajo comentó que se crearon 175 mil puestos nuevos de trabajo gracias a este mecanismo. Entre otros puntos, en el Consejo Federal del Trabajo que finalizará hoy, se analizará del proyecto de la nueva ley de riesgos de trabajo y la manera de alentar a las Pymes para crear más empleo.

Comentá la nota