En la política, son muy pocos los que quedan desocupados

Los kirchneristas obtendrían los mejores premios, por ejemplo una embajada en México / Los ex delasotistas le piden cargos a Schiaretti / Otros aspiran a candidaturas importantes.
Lejos está de la verdad el lector que crea que con la asunción en las bancas de los nuevos senadores y diputados nacionales por Córdoba, los reemplazados se quedarán sin trabajo.

Por esas cosas de la política –y de los políticos que suelen ser solidarios con los propios–, entre los 12 legisladores mandato cumplido hay algunos que recibieron nuevos cargos como premio; otros que están peleando por obtenerlos; otros que fueron reelegidos por los cordobeses, y otros tantos que ya tienen la mirada puesta en candidaturas importantes que no los dejarán vacacionar por mucho tiempo. Otros dicen que volverán a ejercer la profesión.

El listado de los que cumplieron el mandato vencido recientemente en Diputados incluye al radical Oscar Aguad; a los kirchneristas Patricia Vaca Narvaja y Alberto Cantero; a los del Frente Cívico Norma Morandini, Mario Ardid y Francisco Delich; a los peronistas Beatriz Halak y Arturo Miguel Heredia; y a la socialista Laura Sesma. Los que dejan el Senado son Roberto Urquía y Haide Giri (PJ-Frente para la Victoria), y el juecista vecinalista Carlos Rossi.

De los 12 nombrados, dos fueron elegidos nuevamente por los cordobeses, en junio pasado, para ocupar bancas en el Congreso: Aguad para diputado y Morandini para acompañar a Luis Juez en el Senado.

El resto salió a buscar ocupación y casi todos la encontraron o están a punto de hacerlo.

Dos cordobesas que defendieron las políticas kirchneristas desde sus bancas en el Congreso recibirían los mejores premios. El caso destacado es el que involucra a Vaca Narvaja, quien llegó a la banca de diputada gracias a la lista que acordaron los por entonces presidente Néstor Kirchner y gobernador José Manuel de la Sota. Vaca Narvaja se convirtió en la vicepresidenta de la Cámara de Diputados y varias veces intentó darle envión al kirchnerismo en este territorio que siempre le resultó esquivo. A pesar de ese fracaso, Vaca Narvaja tendrá su premio y a fines de marzo próximo asumirá como embajadora de la Argentina en México, en reemplazo de Jorge Yoma.

La que está tratando de confirmar un importante destino es Haide Giri, la senadora mandato cumplido que se hizo kirchnerista. Aspira a ser designada por el Gobierno nacional en un cargo representativo ante la Organización Mundial de la Salud (OMS) con sede y oficina en Ginebra, Suiza. Fuentes kirchneristas dijeron que todavía no está confirmada esa nominación, pero aclararon que si no es a Suiza, Giri irá a ocupar algún cargo de política sanitaria en el país.

El tercer cordobés que votó a favor de varios de los proyectos más polémicos del kirchnerismo, Alberto Cantero, le dijo a este diario que no ocupará un cargo político. "Cuando asumí en el Congreso tuve que reducir la carga horaria de mi cátedra en la Universidad de Río Cuarto. Ahora volveré a dar clase todos los días y retomaré la coordinación de un posgrado, aunque seguiré haciendo política", explicó Cantero.

Quien también se quedará sólo con la actividad privada es el flamante ex senador Roberto Urquía, quien habría manifestado a personas de su confianza el deseo de alejarse de la actividad política. La empresa AGD, propiedad de su familia, seguramente le dará trabajo y recursos como para olvidarse rápidamente de lo que fue para él –según dicen sus amigos– una experiencia "un tanto traumática".

Perspectiva local. El ex corresponsal de LV3 en Buenos Aires y ahora diputado nacional mandato cumplido, Arturo Miguel Heredia, le dijo a este diario que le gustaría ocupar "un cargo público, relacionado con el turismo". Y que como tiene "una muy buena relación con el gobernador Schiaretti", no lo descarta.

Negó que vaya a trabajar en la Casa de Córdoba en Buenos Aires como había trascendido, y anunció que "más allá de lo que haga en política" volverá al periodismo. "Voy a volver al periodismo; no sé si a la radio o a otro medio, pero voy a volver a hacer periodismo", avisó.

Su ex compañera de bloque, Beatriz Halak, también recibiría un cargo en Córdoba "en reconocimiento a su trayectoria y a la fidelidad que mantuvo para con la gestión provincial", afirmó un funcionario schiarettista. Halak fue funcionaria de la gestión delasotista, concejala en Córdoba y hasta el jueves, diputada.

Otro que volvería a Córdoba con una tarea política es Francisco Delich, quien podría retomar algún cargo o asesoría en el gabinete del intendente de Córdoba, Daniel Giacomino. Aunque el ofrecimiento no se ha oficializado, el intendente cordobés sigue teniendo en alta estima a Delich. Por ese motivo nadie descarta su reincorporación.

Con proyecto político propio. No son pocos los que se fueron del Congreso con el objetivo de retomar fuerzas y encarar proyectos políticos propios.

Es el caso de Carlos Rossi (senador mandato cumplido) quien sigue pensando en la posibilidad de ser candidato a intendente de Córdoba por el Frente Cívico, aunque no lo admita en público. Por ahora dirá que se tomará unas largas vacaciones para luego volver a su estudio jurídico. Pero sus amigos juecistas y vecinalistas no le creerán del todo.

La socialista Laura Sesma coincide con Rossi en algunas cosas: en la profesión y en el objetivo político (la intendencia de Córdoba). Tratará de reinstalar su imagen a través del centro de estudios políticos que ya inauguró, hasta que sea tiempo de oficializar la candidatura.

Una estrategia similar, aunque para otro territorio, tiene el juecista Mario Ardid, quien podría volver a presentarse como candidato a intendente de Marcos Juárez.

Comentá la nota