POLÍTICA | PLENARIO DEL PJ De campaña en Lomas, Kirchner cargó contra la oposición y pidió respaldo

El ex presidente de Nación y titular del PJ criticó ayer a la oposición al encabezar un plenario en Lomas, y renovó su pedido de "apoyo" al Gobierno de Cristina Fernández. Además, evitó hablar de su candidatura por la provincia de Buenos Aires –pese a un pedido expreso del intendente Jorge Rossi- y defendió el proyecto de Ley de Radiodifusión que impulsa el dirigente local e interventor del Comfer, Gabriel Mariotto.

En plena campaña electoral con vistas a elecciones legislativas de octubre, a pesar de que está vez tampoco anunció si encabezará la lista del oficialismo en la provincia de Buenos Aires, el ex presidente de la Nación y titular del PJ, Néstor Kirchner, encabezó ayer un plenario partidario en Lomas de Zamora en donde criticó con dureza a la oposición, renovó su pedido de "apoyo" al Gobierno de Cristina Fernández y cargó fuerte contra los "grandes medios" de comunicación.

Además, exhortó a los argentinos a "tener memoria" y colaborar con su voto en junio para "profundizar el modelo" de país que comenzó con su gestión y continúa con el actual gobierno.

"Hay que tener memoria, sino después nos podemos arrepentir. Hay que tener en claro quién es cada uno en la historia", señaló como prefacio de la dura y extensa critica que estaba por venir.

El ex Presidente participó anoche de un encuentro de militantes justicialista celebrado en el Parque Municipal de ese distrito junto al gobernador, Daniel Scioli; el vicegobernador y presidente del PJ provincial, Alberto Ballestrini; el secretario de Obras Públicas de la Nación, José López; el jefe Gabinete y la ministra de Infraestructura bonaerenses, Alberto Pérez y Cristina Álvarez de Rodríguez; el diputado provincial Fernando Navarro; el intendente local, Jorge Rossi; y funcionarios y concejales del distrito.

A diferencia de lo que habían sido sus recientes visitas a Almirante Brown y Avellaneda, el acto de ayer contó con toda la liturgia que caracteriza al peronismo del conurbano.

Dentro del microestadio donde tuvo lugar la ceremonia principal estuvieron presentes con banderas y estandartes agrupaciones de distintas vertientes justicialistas (el PJ oficial, el Frente para la Victoria, sindicalistas y la Agrupación Padre Mugica, entre otros); mientras que afuera cerca de 1500 personas recibieron y despidieron a Kirchner al calor de bombos y más estandartes. Por este motivo, si adentro se lo notó molesto, afuera se lo vio menos "decepcionado" que tras su visita por distritos vecinos donde no se palpó "el verdadero sentir peronista".

Al momento de las palabras, como en ocasiones anteriores, el jefe del justicialismo nacional centró su discursos en tres ejes fundamentales: la exposición de dos modelos de país irreductibles, un pedido de respaldo a la Presidenta y un fuerte cuestionamiento a los medios de comunicación, anclado esta vez en una férrea defensa a la nueva la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual.

Sobre la oposición, en medio de un clima preelectoral, a la hora de pegarle a los detractores del oficialismo Kirchner cambio el discurso "moderado" que venía mostrando en plenarios anteriores y disparó con munición gruesa tanto contra lo que ya bautizó como "la alianza residual" –en referencia al radicalismo y la Coalición Cívica- y como contra el frente que conformaron el peronismo disidente de Felipe Solá y Francisco De Narváez y la fuerza del jefe de Gobierno Porteño, Mauricio Macri.

"El peronismo no es un movimiento de derecha, es un movimiento popular –sostuvo Kirchner-, no somos los mismo de la ‘alianza residual’ ni los mismos que impulsaron la política de los ’90 y que ahora se identifican con ese partido Pro".

En este sentido, argumentó que "los mismos que ayudaron a vender la patria en los ’90 en nombre del PJ ahora se quieren llamar peronistas para entregar la Argentina", al tiempo instó a los presentes a "defender lo logrado" y acordarse de lo que era no tener trabajo".

Tras enumerar los logros de los últimos dos gobierno, como la reestatización de las AFJP, Aerolíneas Argentinas y la baja del desempleo, entre muchos otros puntos, Kirchner presentó la disyuntiva entre "los dos modelos", y de modo solapado volvió a poner sobre la mesa la consigna: "Son ellos o nosotros".

"Un modelo es el que comenzamos en 2003 cuando al país lo habían quebrado y el otro es el de aquellos que vendieron el país y quieren volver a hacerlo", recalcó al tiempo que caracterizó al frente conformado por el tándem Solá-De Narváez-Macri como "la derecha neoliberal que empezó con Martínez de Hoz".

Y agregó en un tiro por elevación al ex gobernador y actual diputado nacional que "se debe ser consecuente en la vida" y advirtió que "no se puede estar hoy en una tribuna y mañana en otra".

Luego de la fuerte critica a la oposición, el ex mandatario renovó su pedido de respaldo al Gobierno nacional y volvió desafiar a los medios de comunicación.

"Esta elección la vamos a ganar aunque tengamos los medios en contra y sigan cambiando el significado de las noticias", sostuvo el pope del PJ.

En esta línea, defendió el proyecto de nueva ley de Radiodifusión que impulsa el interventor del Comfer y máximo exponente del kirchnerismo universitario de Lomas de Zamora y denunció que algunos medios "no quieren la pluralidad".

"No puede ser que sólo puedan ver fútbol por televisión los que pueden pagarlo", dijo y añadió: "Nos atacan porque no quieren que se hagan cosas en la Argentina, por eso nos insultan".

Donde se mostró menos decidido el ex gobernador de Santa Cruz fue a la hora de referirse a su mentada candidatura a diputado nacional por la provincia de Buenos Aires. Pese a que previamente el intendente Rossi casi exigió su postulación, Kirchner sólo atinó a mostrarse sorprendido ante el pedido. "Por ser el presidente del Partido Justicialista tiene la obligación, o por lo menos la decisión, de encabezar la lista de senadores o diputados nacionales", dijo el jefe comunal, para recibir como única respuesta por parte de Kirchner un saludo en el momento, y ninguna referencia después, durante su alocución.

Comentá la nota