"La política del Gobierno no defiende para nada la mesa de los argentinos"

Desabastecimiento. El dirigente ruralista afirmó que es el mismo Ejecutivo el que está generando un fuerte retroceso en la producción de trigo, carne y leche para abastecer al mercado interno.
El presidente de la Confederación Intercooperativa Agropecuaria, Carlos Garetto, responsabilizó al Gobierno nacional si es que falta el trigo, la carne y la leche para abastecer al mercado argentino. Dijo que hay un fuerte retroceso en la producción, producto de la falta de políticas adecuadas para el sector y de "promesas y anuncios que hasta hoy no se cumplieron".

En un diálogo frontal con EL LIBERAL, el integrante de la Mesa de Enlace cuestionó el modelo económico del Gobierno al señalar que "para nada ha contribuido para defender la mesa de los argentinos", cuando analizó la problemática del trigo. Sostuvo que por el contrario "ha defendido la mesa de algunos operadores que hasta el día de hoy están prendidos de la teta del Gobierno".

-¿La Mesa de Enlace va a aceptar la propuesta del Gobierno de integrar la Mesa Nacional de Trigo?

-Vamos a analizar este tema el día martes, pero tiene que haber objetivos muy claros en cuanto a lo que están padeciendo los productores trigueros y la necesidad que tienen de encontrar un mercado transparente que refleje el valor real que hoy no se está dando, en donde fundamentalmente se transparenten las operaciones y se articulen los precios.

-Desde la Federación Agraria, se advirtió que si no hay garantías para los productores, habrá que importar trigo. ¿Es tan seria la situación?

-En este momento no hay necesidad de importar, sino de exportar. Hay un volumen importante todavía para exportación que está arriba del millón y medio de toneladas, lo cual lógicamente si se abrieran los registros de exportaciones, podría hoy estar reflejándose en los mercados y los productores tener la posibilidad de alcanzar los precios plenos. Lo que ocurre es que el Gobierno prometió el precio pleno, que es el precio internacional menos los derechos de exportación, menos los gastos de comercialización en exportaciones, y que no se está dando. Los productores sembraron con esa expectativa de alcanzar ese valor y de que además iban a recibir un reintegro de los derechos de exportación de las retenciones por las primeras 800 toneladas. Todas las promesas que el Gobierno hizo, los anuncios, hoy no se cumplen y esto sumado a que el volumen de la cosecha ha sido muy inferior, arrastra una situación de malestar que se traduce en desconfianza. Todas estas medidas, todos estos anuncios nuevos que hace el Gobierno: financiamiento para los productores, financiamiento para la molinería, mesa de trigo, el productor quiere ver resultados concretos.

Contrasentido

Por otro lado, Garetto se refirió a "la mesa de los argentinos que tanto defiende el gobierno", y mencionó que en los últimos cuatro años, el trigo aumentó el 60 por ciento y el pan en la góndola aumentó el 170. "Esto quiere decir que la política del Gobierno para nada ha contribuido para defender la mesa de los argentinos, al contrario ha defendido la mesa de algunos operadores que hasta el día de hoy están prendidos de la teta del Gobierno", cuestionó.

-¿De mantenerse esta situación de incertidumbre habrá repercusión en el precio del pan?

-Por más que haya variaciones no puede cambiar porque tienen un margen impresionante. Hoy en un kilo de pan, el trigo representa solamente el 10 por ciento en costo, quiere decir que el resto se está quedando en la cadena. Pero si esto no lo revertimos y el Estado no establece un mecanismo de regla de juegos clara, previsible y sustentable, lógicamente aquellas zonas que tiene el productor alternativa de sembrar otro cultivo -llámese soja, girasol, sorgo-, se va a ir del trigo. Por supuesto, para aquellas zonas que son cautivas como el sur de Buenos Aires y La Pampa, que no tienen alternativa van a seguir siendo proveedoras de trigo para el mercado interno y en los años que haya exceso de producción por buenas condiciones climáticas, recién vamos a tener posibilidades de exportar.

Retroceso

El ruralista, oriundo de Dos Leones, Córdoba, lamenta cómo viene cayendo la producción, a los niveles de cien años atrás. "Hemos retrocedido, esto implica no sólo que pierde recursos el productor, sino el propio Estado, porque el sector agropecuario tiene un efecto multiplicador, sobre todo en el interior", sostuvo. Garetto expuso que si la política agropecuaria no está consustanciada con la problemática social, "vamos a un proceso de deterioro, que ya sabemos cómo estamos terminando: más desempleo, más desocupación, el salario que no alcanza, conflicto social".

Dijo que ante este cuadro preocupante, "hay una gran responsabilidad institucional y política del gobierno de turno, que si no se revierte, lamentablemente el deterioro va a ser mayor". Sin embargo, confió: "Queda la esperanza de que este 2010 el Congreso realmente ponga en marcha algunos proyectos que mínimamente generen alguna expectativa favorable para el sector productivo".

-Por sus dichos, resulta paradójico que el Gobierno diga que defienda el pan de la mesa de los argentinos, pero que no acierte con las políticas para garantizar la producción de trigo...

-No está defendiendo al consumidor, el pan aumentó en los últimos años el 170 por ciento en la góndola y el productor de trigo sólo le aumentói el 60 por ciento, alguien en el medio se ha quedado con el esfuerzo de los productores por un lado y por otro, con el salario del consumidor que en definitiva se ve más afectado.

Es el mismo Gobierno el que está generando este desabastecimiento de trigo en el mercado interno. Lo mismo está pasando con la carne y con la leche hay un estancamiento en el nivel de productividad cuando los otros países han crecido a ritmo vertiginoso. Aquí vemos cómo se concentra la producción en pocos, han desaparecido casi 60 mil productores desde el 2002 al 2008, es un indicador que hay que tomar con mucha preocupación. Porque no se trata solamente de tener buenos indicadores económicos, hay que ver cómo van los indicadores sociales y esto es lo más peligroso". 

Comentá la nota