La política del bono

El ministro de Economía anunció que enviará el presupuesto 2010 la semana próxima a la Legislatura. Se prevé la emisión de letras de tesorería por $ 2.500 millones y bonos de cancelación de deuda para proveedores. Polémica

La semana próxima el gobierno provincial enviará a la Legislatura bonaerense el proyecto de ley de Presupuesto 2010, en el que prevé cubrir el gran desafío de no aumentar el déficit a partir del endeudamiento. Así lo anticipó ayer el ministro de Economía provincial, Alejandro Arlía, en una reunión con los diputados y senadores de las comisiones de presupuesto de ambas cámaras, donde les presentó los lineamientos generales de la llamada ley de leyes.

Arlía explicó que, entre otras cosas, "el presupuesto prevé el regreso de la Provincia a los mercados locales e internacionales de capitales". En ese sentido, la Provincia prevé para el año próximo la emisión de letras de tesorería por 2.500 millones de pesos y la emisión de bonos de cancelación de deuda por 350 millones, que utilizará para cubrir el pago a los proveedores. Ambas medidas son muy resistidas ya sea por beneficiarios del IPS, que ven como la Provincia recurre a fondos previsionales a cambio de letras de Tesorería, como por los proveedores que se ven imposibilitados de cobrar la deuda que tiene la Provincia con ellos.

Además, el titular de la cartera de Hacienda provincial aseguró que en 2010 habrá "nuevos planes de asistencia financiera y una probable reestructuración de la deuda de la Provincia", que alcanza cerca de 40 mil millones de pesos, para lo que se está "trabajando en sintonía con el Gobierno nacional", aclaró Arlía.

De esta manera, el gobierno bonaerense pretende no aumentar el déficit de este año, que será de 5.500 millones de pesos. Por otra parte, Arlía informó a los legisladores que además habrá préstamos del Banco Mundial para llevar a cabo un plan estratégico de obras públicas.

Según informaron desde el ministerio de Economía, el Presupuesto para 2010 será de 64.200 millones de pesos, es decir un 14,5 por ciento más que lo previsto para este año.

Sin embargo, en 2010, al igual que ocurrió en 2009, también se incluirán para los gastos corrientes los fondos de las jubilaciones del Instituto de Previsión Social (IPS), que la Provincia utiliza a través de letras de tesorería. Además, para el año próximo tampoco está prevista la pauta salarial. Arlía les dijo ayer a los legisladores que la Provincia pretende trabajarla junto con la Legislatura durante el próximo período.

"Este presupuesto debe ser compatible con la recuperación económica que se viene generando en la Argentina y en el mundo, pero sin perder de vista el control de los gastos", dijo ayer Arlía. Esa fue la sensación que les transmitió a los legisladores, aunque algunos fueron más escépticos. Según la visión del ministro de Economía, la Provincia tendrá un crecimiento del 5 por ciento en su PBI en 2010, lo que le permitirá tener mayores recursos, aunque muchos de los presentes en la reunión no coincidieron con el optimismo del funcionario provincial.

De acuerdo a lo prometido por el ministro de Economía, el Presupuesto 2010 ingresará entre lunes y martes de la semana próxima en Diputados, donde el oficialismo perdió el quórum propio y dependerá de sus aliados para poder aprobarlo.

Una de las preocupaciones que los legisladores opositores le transmitieron ayer a Arlía fue el tiempo que tendrán para debatir el proyecto de ley, teniendo en cuenta que la reforma impositiva fue sancionada sin debate previo e incluso ahora la Provincia deberá modificarla, argumentaron. En ese sentido el funcionario provincial estimó que habrá por lo menos un mes de debate previo a la votación y se comprometió "a visitar la legislatura la cantidad de veces que sea necesario para explicar los alcances de la ley".

Comentá la nota