LA "POLÍTICA BIZARRA" EN ACCIÓN

Comedia de enredos con la caída candidatura de Marina Anderson. A las 23 del sábado último estaba en el tercer lugar de las candidatas a diputada por el Frente de Todos. Pero sorpresivamente fue borrada y en su lugar fue puesta la radical Alina Goyeneche.
El cierre de listas de candidatos para las elecciones del próximo 13 de septiembre sigue despertando comentarios en la prensa correntina, que tiene una especial predilección por la comidilla política.

El programa que conduce María Mercedes Vázquez en las mañanas de Radio Corrientes puso de relieve el culebrón del denominado Peronismo Federal versión Walter Insaurralde (suponiendo que él conduzca esa corriente que participaba, hasta ayer, del Frente de Todos).

Por de pronto, la senadora Susana González se fue dando un portazo para sumarse a las filas peronistas que lidera Fabián Ríos.

Luego, cuando todo estaba "abrochado" para que Marina Anderson vaya en el tercer lugar del frente oficialista, el propio Insaurralde quiso anotar en ese lugar a su propia hija. La pretensión fue rechazada por escandalosa por los aliados arturistas.

Pero fue suficiente para que desestabilizara a Anderson, que "cayó" al sexto lugar. Enterada de ello sorpresivamente, la diputada esquinense se ofuscó: "O el tercero o nada", dijo, y se plantó.

Resultado: el puesto no será ni para Susi González, ni para Marina Anderson ni para Insurralde hija. Pero tampoco será nadie para el "peronismo federal", que se quedó finalmente sin el pan y sin las tortas.

MAL NEGOCIO

Al parecer, detrás de la pretensión de hacer negocios políticos para sí mismo, Insaurralde terminó siendo un mal negociador para el grupo peronista que lo acompaña. Por ejemplo, uno de sus hombres en el Concejo Deliberante, Alberto "Beto" Fernández, no logró tampoco coronar en ninguna lista salible.

En resumen: nada.

En el frente ricardista, las cosas no fueron menos sorpresivas. Al parecer, primeras espadas de Ricardo Colombi como Gustavo Valdés y Graciela Rodríguez quedaron con las manos vacías en aras de satisfacer a los nuevos aliados del radicalismo del sello. En fin... en toda partida de ajedrez se entregan peones para ganar la partida final.

María Mercedes y su coequiper, Marcos Cremades, fueron muy poco eufemísticos para calificar el desplazamiento de Marina: la "mataron" o fue "degollada", dijeron.

Su programa de ayer fue una verdadera comedia de enredos, cuando sucesivamente dialogaron con Anderson y con Hernán González (apoderado del Partido de Todos), quienes ofrecieron versiones totalmente distintas de la realidad.

"No quiero entrar en el mercado persa de la política", dijo Marina Anderson, para disimular su malhumor.

"A Marina la queremos como una buena amiga, pero... eso no nos sirve lamentablemente para resolver el problema político", dijo a su vez Hernán González. Luego relató cómo vinieron tres peronistas a pelearse por el mismo puesto. Al final, terminó quedándose en ese lugar la somnolienta arturista alvearense Alina Goyeneche.

Patético.

Como conclusión, a María Mercedes le pareció adecuada la adjetivación acuñada por el columnista político de EL LIBERTADOR, Alejando Petroff: "Esta es la política bizarra", dijo la conductora radial.

¡Good show!

Comentá la nota