Policías retirados pusieron reparos al llamado del Gobierno

Policías retirados pusieron reparos al llamado del Gobierno
Se mostraron a favor de la idea de volver a la lucha activa contra el delito, pero admiten que nadie aún les dijo cómo se haría.
El tema de seguridad continuará siendo el centro de atención de los funcionarios del Poder Ejecutivo.

Es que a partir de mañana el ministro del área Carlos Ciurca, junto posiblemente al de Gobierno, Mario Adaro, y hasta el gobernador Celso Jaque, mantendrán contactos con referentes retirados de la Policía de Mendoza para involucrarlos en la lucha contra el delito y con intendentes o las personas que designen para poner en marcha el refuerzo del plan de seguridad anunciado el viernes por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner para Buenos Aires y Mendoza, las de mayor cantidad de hechos delictivos.

Omar Parisi, intendente de Luján, sostuvo ayer que "es posible que nos convoquen para el martes con el objeto de bajarnos línea. Para nosotros es una ampliación en los planes de seguridad en los que venimos trabajando".

Mientras tanto, el ministro de Seguridad, Carlos Ciurca, al regresar ayer al mediodía del Este, confirmó la convocatoria a los municipios, y también a los policías retirados para mañana, invitación que hasta anoche no habían recibido los distintos organismos que los reúne.

Ciurca confirmó que hoy llegan los "primeros $ 25 millones y comenzamos a relevar los sitios de colocación de 600 cámaras de vigilancia; el martes estaremos convocando a policías retirados".

Agregó que el personal retirado que van a convocar es de entre 45 y 60 años y, sin mencionar la cantidad, dijo que cumplirá tareas operativas.

Actualmente cerca de 100 policías retirados, desde la gestión de Leopoldo Orquín, cumplen tareas administrativas o de apoyo por lo que ahora la función será totalmente distinta, ya que estarán directamente vinculados en la lucha contra la delincuencia.

El funcionario, al hacer referencia a la reunión que se mantendrá con intendentes o representantes de las comunas, sostuvo que estarán relacionadas con los centros de monitoreo que habrá en los distintos departamentos.

"Ésta es una parte del plan que involucra a todos los poderes y sectores, entre ellos los municipios. Es territorializar una mayor planificación", indicó el ministro de Gobierno, Mario Adaro.

En las reuniones con los municipios se hablará de una mayor participación ciudadana, de los foros, consejos o comisiones de seguridad, amplió Ciurca, agregando que se trabajará con ellos para determinar la instalación de cámaras y centros de monitoreo.

En el caso de los retirados, Mario Eduardo Ortuvia, del Círculo de Oficiales de la Policía de Mendoza ; Roque Rivero, del Centro de Retirados de la Policía de Mendoza, y Omar Alcalde, de Amupol, dijeron que hasta anoche no habían recibido ninguna invitación.

Los dos primeros señalaron que los policías retirados están dispuestos a colaborar en una situación que los preocupa. "Es como si tuviéramos un hermano enfermo. Hemos sido toda la vida policías y debemos ayudar a nuestra institución", señaló Ortuvia.

Rivero fue más cauteloso. "No sabemos qué van a hacer. Nunca nos han llamado. Es una preocupación muy grande. Como ex policías, con nuestra experiencia, estamos dispuestos a colaborar".

"Oportunamente se hizo la reforma policial porque tenían que limpiar a la vieja policía. Lo decía el actual secretario general de la Gobernación, Alejandro Cazabán. La vieja policía era mala palabra y ahora la quieren convocar. Ésa es una cosa que desorienta. Ahora nos quieren contratar. Nos llama la atención y no sabemos por dónde agarrar", dijo Omar Alcalde y agregó que "desde 2006 en adelante por el Instituto de Seguridad Pública han pasado 1.200 jóvenes, de los que tienen que haber habido 600 en buenas condiciones.

Sin embargo todos no han sido nombrados. Necesitamos jóvenes. Con llamar a retirados estamos envejeciendo a la policía mientras los delincuentes son jóvenes. Acá no hay coherencia", destacó Alcalde.

Leonardo Comparatore, director del Instituto Universitario, dijo que son sólo unos 300 los egresados que esperan su ingreso a la fuerza.

Comentá la nota