Policías reclaman un sueldo de bolsillo inicial de 2.226 pesos

Delegados del sector activo de toda la provincia y del sector pasivo de la Policía de la provincia tienen previsto reunirse hoy con el jefe de fuerza, Humberto Argañaraz, para conversar sobre un pedido, realizado anteayer, de que se otorgue una mejora salarial que elevaría a 2.226 pesos el sueldo de bolsillo de un agente que recién se inicia.
"Es un piso que se pide para después negociar", indicaron algunos de los integrantes de la Comisión de Coordinación y Enlace del Personal Policial, creada el 6 de agosto pasado, en el acta acuerdo que puso fin al conflicto suscitado en aquellos días entre las filas de la Policía por otro reclamo salarial y cuya asonada terminó con la gestión de quien era entonces ministro de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos, Nicolás Juárez Campos.

Su sucesor, Pablo Kosiner, está lidiando ahora con la impaciencia de los policías, que ven finalizar el año sin que se concrete la actualización de los haberes de acuerdo al presupuesto 2009, un compromiso que se había asumido en aquella acta acuerdo, ratificada luego por la resolución ministerial 525, a su vez ratificada por el decreto provincial 3747, del 26 de agosto pasado.

Según informó Vicente Oropeza, secretario del Sindicato Profesional de Policías de Salta (Sipol), esta Comisión solo se reunió dos veces: la primera fue meramente formal; la segunda fue casi impuesta por los delegados policiales.

"Entonces no hubo un avance en la actualización de haberes conforme al presupuesto de 2009, en el que iban a estar enganchados los pasivos", explicó. En el caso de los pasivos, a esto se suma el hecho de que los 150 pesos que en agosto se hicieron remunerativos y bonificables para quienes están próximos a jubilarse no se reflejaron en los retirados porque la Administración Nacional de Seguridad Social (ANSeS) sostiene que solo los alcanzan los pagos en blanco para todo el personal policial.

También el policía Rubén Argañaraz, uno de los voceros de los manifestantes en agosto, aseguró en declaraciones a radio Profesional que hay malestar por la falta de respuesta del Gobierno.

Los delegados se reunieron anteayer en el Centro Policial Sargento Suárez e hicieron una presentación formal ante la Jefatura con la nueva grilla salarial que establece el piso de 2.226 de bolsillo para un agente recién incorporado.

Tras esta presentación, se acordó que los delegados, integrantes de la Comisión de Coordinación y Enlace, se reunirán hoy con el jefe de Policía, que oficia de nexo entre los delegados y el Ejecutivo provincial.

Los delegados pidieron que participara también el ministro Kosiner, pero hasta ayer no se había confirmado esa posibilidad. El ministro ya ha dicho que el Gobierno está al día con las obligaciones contraídas.

Comentá la nota