¿12 policías se rebelan por la detención de un oficial?

La mitad de los efectivos de Seccional 26ta. pidieron parte médico y no van a trabajar. Dicen que hay malestar por el policía preso acusado de pedir coima.
La detención del oficial de la Seccional 26ta. sospechado de pedir coimas, parece que no cayó bien a sus compañeros. Doce de los 25 uniformados que trabajan en esa dependencia policial de Chimbas se enfermaron de golpe de un día para otro. Todos pidieron parte médico para no ir a trabajar. Y lo que dicen en las propias filas policiales, es que hay malestar y ésto vendría en respuesta a la decisión del juez José Atenágoras Vega de meter preso a su compañero por presunto intento de extorsión.

Es mucha coincidencia que casi la mitad de los policías de esa comisaría justo se hayan enfermado entre el miércoles a la tarde y ayer en la mañana. Ahora, tuvieron que afectar uniformados de otras áreas para cubrir sus puestos. Fue casualmente, después de que se conoció por todos los medios la detención del oficial Marcelo Uliarte, el jefe de la "brigada calle" de la Seccional 26ta., que fue denunciado por una familia de Villa Obrera, Chimbas, supuestamente por exigirle dinero tras un allanamiento en su casa. Supuestamente, era a cambio de no molestarlos más.

Son en total 12 efectivos de la comisaría del barrio Los Tamarindos, los que presentaron certificados médicos aduciendo estados gripales y neumonitis, y donde se les recomienda entre 4 o 5 días de reposo, comentó una alta fuente policial. "Jamás se ha visto ésto. Todo viene porque hay calentura contra el juez y no quieren trabajar...", aseguró un jefe policial.

Lo usual es que ellos presenten en División Sanidad el certificado firmado por su médico, con eso justifican su ausencia en el trabajo, explicó un jefe policial. En la mayoría de las veces, si no son muchos días, nadie constata si el efectivo está en reposo o no. Puede que le pidan exámenes o algunas otra documentación para acreditar la enfermedad, o quizás envíen un médico a su domicilio, pero eso casi nunca se concreta, indicaron las fuentes consultadas.

Lo cierto es que esos 12 efectivos no están yendo a trabajar y los respaldan los certificados médicos. En la policía tuvieron que cubrir sus puestos dentro de la Seccional 26ta. con uniformados de otras dependencias, explicaron altos mandos de la institución.

Fuentes de esa fuerza revelaron que todo sería producto del malestar que generó la detención de Uliarte. Tanto en esa comisaría como en otras dependencias algunos policías no ocultaron sus críticas contra el juez Vega. Defendieron a capa y espada al oficial, argumentando que el magistrado se dejó llevar por una falsa denuncia y sin tener pruebas. Lo cierto es que la denuncia existe y la supuesta damnificada, como su hijo y su nieta, aportaron datos y hasta describieron dos autos que supuestamente utilizó Uliarte para ir a verlos y exigirles dinero, según el expediente. Ayer, hasta hubo careos.

En la policía están convencidos de la inocencia del oficial, pero a su modo, aparentemente, quieren darle un mensaje al juez o a las autoridades de la fuerza. Muy distinto de lo que pasó con el caso del oficial y del agente del Comando Urbano, acusado de sacarle 50 pesos a dos jóvenes el 15 de este mes, que fueron procesados y nadie salió demostrar su bronca.

Comentá la nota