POLICÍAS MISIONEROS SEGUIRÁN PRESOS POR EL ESCÁNDALO DE LAS ESCUCHAS

El juez federal Norberto Oyarbide rechazó el martes el pedido de excarcelación de los dos policías misioneros que fueron detenidos la semana pasada en la causa por la cual se investiga las escuchas ilegales al dirigente judío Sergio Burstein, quien perdió a su esposa en el atentado a la Amia. El abogado Gustavo Cardozo, quien integra las filas policiales, dijo desde los Tribunales de Comodoro Py que el magistrado sostuvo como argumento que ambos oficiales podrían entorpecer su investigación si recuperaban la libertad.
Sin embargo, es poco probable que algo así ocurra, ya que el comisario Raúl Alberto Rojas y el oficial Gastón Guarda fueron pasados a disponibilidad en la Policía de Misiones y, además, las escuchas parecen haber sido pergeñadas en Buenos Aires y no en la Tierra Colorada. Por las escuchas a Burstein también está preso el abogado Ciro James, un ex integrante de la Policía Federal que pertenece al "riñón" del ex comisario Jorge "Fino" Palacios, quien fue procesado por el delito de encubrimiento del atentado a la AMIA.

La hipótesis que se maneja es que Palacios y James se aprovecharon de la confianza que existía con los policías de la División Homicidios de Misiones y les pidieron que la Justicia interviniera un teléfono que supuestamente pertenecía a una banda de piratas del asfalto que estaba integrada, entre otros, por Antonio "Leca" Figueredo, un hombre que es buscado desde abril de 2005 por el homicidio del contador José María Píccoli.

Los policías misioneros recibieron el número sin saber quién era el titular de la línea y le pidieron al juez de Instrucción Horacio Gallardo la intervención del teléfono para tratar de dar con Figueredo. Esa intervención fue prorrogada luego por el juez subrogante José Luis Rey.

Los seis casetes con las escuchas a Burstein serán desgrabados este viernes y se le cursó un oficio a Oyarbide para que envíe a gente de su confianza para realizar la tarea en forma conjunta y así conocer el contenido de las cintas.

Por otra parte, el martes retornó a su despacho el juez de Instrucción Gallardo, tras una prolongada licencia por enfermedad. Precisamente por orden suya se realizó la intervención del teléfono de Burstein.Vox Populi - El Diario Digital de Misiones, Argentina.

Comentá la nota