Policías y autoridades municipales intervinieron para evitar males mayores Embotellamiento de camiones por falta de espacio en la playa aledaña a La Máxima

Por momentos, hubo más de 300 camiones fuera de la Playa. El movimiento extra por la cosecha fina agudizó la problemática. Dirigentes del sector advierten que el embotellamiento puede durar una semana más.
El desborde de la Playa de Camiones, a raíz del fuerte movimiento que origina la cosecha fina, causó ayer un embotellamiento de transportes pesados en la zona aledaña al Parque Zoológico Municipal La Máxima y los parques industriales I y II de la ciudad. El desorden en las arterias de la zona hizo necesaria la intervención de agentes policiales, que intentaron encausar la situación para evitar accidentes o problemas mayores.

El actual predio de la cooperativa de transportistas, situado en La Rioja al 5300, sólo tiene capacidad para albergar a unos 300 camiones, un cupo que ayer resultó claramente insuficiente para hacer frente a la explosiva demanda. "Desde hace mucho tiempo veníamos diciendo que necesitábamos un lugar más grande. Aunque habíamos previsto esta situación, y habíamos intentado anticiparnos con la organización, el movimiento ha sido tan fuerte que se nos escapó de las manos", explicó Miguel Bettili, presidente de la Asociación Transportistas Unidos de Olavarría.

El dirigente aseguró que "estamos poniendo todo nuestro esfuerzo para evitar algún tipo de accidente", y estimó que la problemática se extenderá durante los próximos días. "Como mínimo, este movimiento continuará una semana más", precisó.

Cerca de las 20, en diálogo con este Diario, Bettili comentó que "en este momento tenemos unos 150 camiones afuera de la Playa, esperando para poder entrar". Y recordó que en el pico de demanda, unos 300 transportistas quedaron fuera del predio. "Más de lo que hacemos, no podemos hacer. Más de 250 ó 300 camiones adentro no se pueden meter. También dependemos de los ritmos de descarga. Cuando se hace más rápido se alivia la situación, pero cuando se hace más lento todo se vuelve más problemático", remarcó.

El desborde hizo que los camiones llenaran al parque La Máxima, el predio del Parque Industrial y se extendieran hasta las avenidas Colón y Pellegrini. Además, en los pasajes más complicados de la jornadas, la fila de transporte pesado llegó hasta la altura de la fábrica Cerro Negro, sobre la Ruta Nacional 226.

El movimiento extra de camiones que originó el desborde "se debe a la cosecha" y desde el propio sector advirtieron que la situación no se normalizará en forma inmediata. "Sinceramente no sabemos hasta cuándo se producirá un ingreso tan fuerte de camiones. Puede ser que se calme mañana o pasado (por hoy o mañana), o tal vez se extienda hasta el 5 ó 6 de enero", dijo Bettili.

Previsiones insuficientes

El titular de la asociación que nuclea a los empresarios transportistas locales comentó que la situación había sido prevista con suficiente antelación. "Hace unos 30 días nos habíamos juntado con (el secretario municipal de Desarrollo Económico) Sebastián Pené, con (el director de Control Urbano, Renaldo) Améndola, con representantes del Molino, previendo esta situación. Habíamos organizado el tráfico de camiones, pero lo que pasa es que cuando se registra un movimiento tan fuerte como el de hoy, la situación se escapa un poco de nuestras manos".

¿Por qué se produce el "cuello de botella" en el ingreso a la Playa de Camiones? Bettili explicó que los transportistas "vienen de afuera, entran, cargan y les dan un número. Entonces los choferes deben esperar que el laboratorio haga los análisis correspondientes de las cargas, y dependiendo de la calidad que arroje el resultado, van y descargan".

El dirigente afirmó que "intentamos ubicar a todos los que podemos, pero como veníamos diciendo desde hace un tiempo necesitamos armar una playa más grande que la que tenemos hoy. Hay que acelerar esta cuestión para resolver la problemática de una vez por todos. Roguemos a Dios que no pase nada. Estamos constantemente encima del problema, coordinando, maniobrando, ayudando para aportar un poco de orden y evitar que ocurra algún accidente". Luego rescató que "hasta ahora no tuvimos problemas con los camioneros. Están bien atendidos en la playa y se sienten relativamente cómodos".

Con el fin de reflotar el viejo proyecto de conseguir un predio más amplio para adecuar la playa de camiones a las necesidades actuales, los transportistas que integran la cooperativa presentarán un proyecto al intendente José Eseverri. "Estamos esperando que nos otorguen la reunión que ya hemos pedido al Ejecutivo. Hay que ver cuál es la salida más viable. Hay que hacer algo serio, prolijo y a largo plazo para resolver este problema. Porque sino, dentro de 4 ó 5 años, volveremos a quedar con la playa en el medio de la ciudad y tendremos que volver a buscar otro camino". Cuando se refirió a la situación actual de la playa, Bettili comentó que "hoy no estamos tan adentro de la ciudad, pero sí justo en un lugar donde hay mucho tránsito por la cercanía con los parques industriales".

Comentá la nota