La policía venezolana frustró una marcha opositora

Las fuerzas de seguridad impidieron que lleguen hasta las puertas del Congreso. Protestaban por la nueva Ley de Educación chavista.
La policía venezolana dispersó con gases lacrimógenos una marcha que se realizaba este sábado contra la Ley de Educación promulgada por el presidente Hugo Chávez y que la oposición denuncia que pretende ideologizar a los estudiantes. Hay una docena de heridos.

La manifestación transcurrió en paz hasta el punto de llegada, en la céntrica avenida Libertador, donde se levantó una barrera de seguridad con varios cientos de agentes que dispararon los gases cuando, aparentemente, algunos trataron de superar el cordón.

La marcha -protagonizada en mayoría por estudiantes universitarios- partió desde el municipio residencial de Chacao y varios miles de personas caminaron sin incidentes hasta la avenida Libertador, que fue el punto de llegada autorizado por el gobierno. En la jornada también se realizó una manifestación a favor de la misma ley, con miles de simpatizantes del gobierno expresando su respaldo al texto a unos metros de la Asamblea Nacional (Congreso).

La manifestación opositora fue seguida de cerca por 2.500 agentes de la policía y brigadas de la Guardia Nacional (policía militarizada) hasta el punto de llegada en la avenida Libertador, a varias cuadras de distancia del Congreso.

El alcalde metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma, acompañó la protesta y calificó de "escandaloso" el despliegue de las fuerzas policiales para vigilar la marcha opositora. "Esto es una manifestación del miedo que le tiene el gobierno al pueblo. El arma de los ciudadanos es la Constitución", señaló.

Los opositores de la ley aseguran que los 56 artículos que la conforman otorgan poder amplio al Estado para intervenir en la educación de los niños y elimina el derecho de la familia a elegir el tipo de educación que prefieren para sus hijos. La Iglesia Católica también la rechaza, afirmando que prohíbe la educación religiosa.

Comentá la nota