La Policía reforzó la custodia en el hogar del padre Grassi

En diálogo con C5N, el sacerdote adelantó que "dos camiones de infantería" se dirigieron al edificio de Chacarita. Fuentes policiales confirmaron a Infobae.com la presencia de los efectivos. Anoche hubo incidentes en un intento de desalojo
"Siento dolor, impotencia, no puedo meterme mucho en este tema, pero los abogados de la Fundación están trabajando muchísimo. Raul Portal está cubriendo todo lo que es gestión dentro de esta lamentable situación", señaló el sacerdote, quien admitió que se reforzó en la calle Charlone al 700 el operativo de custodia del hogar de la Fundación Felices Los Niños.

Grassi aseguró que lo sucedido en la noche del viernes fue "un verdadero estigma" para "los chicos de la calle que antes veían a un policía como un posible enemigo, una situació que costó mucho cambiar".

El cura aseguró que esta situación genera "un clima anormal para el crecimiento de los chicos", al tiempo que explicó que "el Consejo del Menor se metió y cortó la escolaridad de los chicos y no les da de comer".

Según la visión de Grassi, la descripción del fiscal Marcelo Jalil y de la jueza "es equivocada", ya que de "ninguna manera se ocultó nada". El sacerdote advirtió además que "una vez que se calme todo, la policía volverá a intentar sacar a los chicos por la fuerza" del edificio.

Grassi explicó que la jueza Miriam de Estrada, responsable de la orden judicial de desalojo, "había dado 15 días de plazo para arreglar algunas cosas y una vez cumplido ese tiempo les agarró el apuro y actuaron de esta manera".

El sacerdote, que afronta la recta final del juicio en su contra, denunció irregularidades en el trato de los menores por parte de la justicia y tildó la situación como "un verdadero desquicio".

En ese sentido, Grassi indicó que "a una nena con bulimia la sobremedicaron y a un chico con una debilidad mental leve lo llevaron a un lugar donde están internados chicos con patologías más severas".

Anoche, un grupo de personas, entre ellas niños y adolescentes, fue reprimido por efectivos de la Guardia de Infantería durante un desalojo con incidentes al hogar del sacerdote Julio Grassi, en el barrio porteño de Chacarita.

Los momentos de mayor tensión se registraron cerca de las 22, cuando vecinos y allegados a la Fundación Felices los Niños impidieron la salida del hogar San José Obrero, ubicado en Charlone 753, de una camioneta del Consejo del Menor de la Ciudad de Buenos Aires, que sufrió destrozos en su carrocería

Comentá la nota