La policía mexicana capturó al hermano de un jefe narco

Se trata de Carlos Beltrán Leyva, el hermano del líder de un poderoso cártel que fue abatido el último 16 de diciembre. Desde 2008 su pariente era buscado por la Policía
La policía mexicana anunció hoy la captura de Carlos Beltrán Leyva, hermano del capo Arturo Beltrán Leyva, que fue abatido en un enfrentamiento con fuerzas de seguridad el 16 de diciembre. La detención se realizó el 30 de diciembre en Culiacán, capital del estado de Sinaloa, unos 1.250 kilómetros al noroeste de Ciudad de México, como resultado de trabajos de inteligencia, indicaron las autoridades, informó la agencia alemana DPA.

Al ser detenido, Carlos Beltrán Leyva, de 40 años, presentó "una licencia de conducir presuntamente emitida por el estado de Sinaloa a nombre de Carlos Gámez Orpineda" que resultó ser falsa y después reconoció su identidad, dijo la Policía Federal en un comunicado.

En el operativo se le confiscaron un arma tipo escuadra, un arma larga, cuatro cargadores, 62 cartuchos útiles, un teléfono radio y tres celulares, además de 31 envoltorios con cocaína. Carlos Beltrán tenía desde 2008 una orden judicial de localización y presentación.

Los Beltrán Leyva, que forman parte de una familia de 11 hermanos, están vinculados en el narcotráfico desde hace unas dos décadas, según informes de inteligencia. Hasta 2008 formaron parte del cártel de Sinaloa. En enero de ese año se produjo una ruptura como consecuencia de la detención de Alfredo Beltrán Leyva, alias "El Mochomo", que se debió al parecer a una traición.

Los Beltrán Leyva constituyeron entonces su propio cártel, que trabaja con la organización de Los Zetas, brazo armado del cártel del Golfo, y cuyo líder era Arturo, alias "El Barbas".

Después de un enfrentamiento a tiros y granadas que duró varias horas, el capo, uno de los más buscados de México, fue abatido por la infantería de marina en Cuernavaca, unos 70 kilómetros al sur de Ciudad de México, en un complejo de departamentos de lujo.

En el tiroteo murieron también otros seis presuntos narcotraficantes y un infante de Marina, cuya familia fue asesinada cinco días después por supuestos miembros de Los Zetas en represalia.

Comentá la nota